Domingo , 4 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Tarjetas de visita a la medida de nuestra pyme

    Por su coste y por su tamaño, nuestra tarjeta de visita constituye una de las partes más importantes del plan de marketing. Aunque no es el espacio adecuado para contar toda nuestra historia, es un espacio en el que presentar la imagen profesional que queremos que se recuerde.

    La tarjeta de visita puede crear una gran primera impresión en nuestro potencial cliente o, por el contrario, romper completamente el encanto si la presentación es pobre, poco cuidada o de escasa profesionalidad.

    Hace algunas semanas, realizamos un reportaje sobre tarjetas de visita de diseño, que tuvo muy buena acogida entre nuestros lectores. Y precisamente porque no todo el mundo está dispuesto o puede permitirse ese tipo de tarjetas, hoy os traemos una pequeña guía que “pone lo pies en la tierra”. En primer lugar, antes de pensar en el diseño o lo que queremos incluir en nuestra tarjeta, hemos de realizar una reflexión sobre nosotros y nuestra industria. ¿A qué nos dedicamos? ¿Qué se espera de nosotros?

    Es una reflexión importante ya que de la misma forma que una tarjeta muy seria no es probablemente la mejor forma de presentar los servicios de una agencia de publcicidad o de comunicación, una tarjeta con muchos colores tampoco es la mejor opción para ofrecer los servicios de nuestra funeraria. Una vez que tengamos claro qué puede esperar nuestra audiencia de nosotros, es hora de considerar los modelos más frecuentes que tenemos a nuestra disposición.

    Clasificación

    Tarjetas básicas

    La tarjeta más tradicional. Normalmente impresa en tinta negra sobre un fondo blanco o color crema. Es una buena opción si lo único que esperamos de nuestra tarjeta es tener un soporte en el que presentar nuestros datos de contacto. No tiene sentido que este tipo de tarjetas puedan formar parte de una estrategia de marketing o que vayamos a impresionar o influir sobre ningún cliente.

    Tarjetas con foto

    Tarjetas en las que, junto a los datos de contacto, se incluye una fotografía o una pequeña caricatura de la persona a la que representa. Resulta útil para que nuestro interlocutor nos recuerde una vez le hayamos dado la tarjeta y haya pasado algún tiempo sin mantener contacto. Por otro lado,también abundan las tarjetas en las que se incluyen dibujos o fotografías sobre servicios y productos, que pueden ser mucho más explicativas que una charla sobre el tema. Un toque de color (normalmente se eligen los colores corporativos) también ayuda a crear imagen de marca.

     

     

    Tarjetas táctiles

    Muchas tarjetas no son tan importantes por lo que representan sino por lo que transmiten a través del tacto. En este sentido, destacan bien por la calidad del papel (muy superior a la media) bien porque están hechas en materiales poco comunes que transmiten de igual forma valores de la empresa a la que representan. Además en muchas ocasiones, incluso la forma de la tarjeta es diferente, escapando del clásico rectángulo, atreviéndose con formas y curvas. Estas tarjetas son más caras que el resto pero suelen causar muy buena impresión.

    Tarjetas multiuso

    Algunas tarjetas van más allá del simple hecho de contener información de contacto sobre una persona. Las más atrevidas incluyen cupones de descuento, calendarios en los que poder fijar una reunión o fecha importante, o pequeños mapas que detallan dónde se encuentra situada exactamente la empresa. Se trata, en definitiva, de crear pequeñas piezas de valor añadido.

    Tarjetas de diseño

    Tarjetas que rozan lo extravagante, tanto en sus materiales como en su concepción. Tarjetas muy difíciles de olvidar pero que no son aptas o adecuadas para todos los sectores y que, si no se manejan con cuidado pueden transmitir una idea equivocada sobre la seriedad o profesionalidad de la empresa representada. Remitimos en este punto al especial que hemos realizado sobre este tema.

    Antes de mandar imprimir…

    Una vez que hayamos elegido el tipo de tarjeta que más se adapta a nuestras necesidades/gustos hemos de tener en cuenta algunas consideraciones más antes de encargar nuestras tarjetas a la imprenta.

    Acabado

    Tendremos la opción de elegir entre distintos tipos de acabados para el papel de nuestra tarjeta, que van desde el más poroso al más suave. A menos que nuestra intención sea la de crear una tarjeta con un diseño especial o muy original siempre es recomendable optar por el acabado más suave y fino posible.

    Color

    Normalmente la mayoría de tarjetas corporativas no superan los dos colores (aparte del negro). Las imprentas suelen ofrecer un catálogo básico de 15 colores entre los que elegir. Si nuestro color no está en el catálogo, siempre podemos solicitar un catálogo de tonos Pantone (lo tienen la mayoría de las imprentas) que contiene cientos de colores adicionales pero que normalmente encarecerá el precio total.

    Cantidad

    Cuantas más tarjetas pidamos en un primer momento, menos nos costará la unidad. Lo que más cuesta de todo el proceso de impresión es poner en marcha la maquinaria necesaria.

    Por último y no por ello menos importante, antes de mandar imprimir una tarjeta conviene asegurarse que contiene almenos los datos básicos: nombre, dirección, números de teléfono, e-mail, dirección de Internet, y si es relevante, redes sociales profesionales a las que se pertenece, como LinkedIn, Viadeo, Xing, etc.

    También te gustará

    mejor-cms-para-tu-empresa

    El mejor CMS para tu empresa 

    El debate de si hay que estar o no en Internet es cosa del pasado. …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.