Viernes , 9 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Análisis del nuevo Mac Mini (2011)

    Hace unos días Apple presentaba la nueva versión de su Mac Mini, un equipo que hasta ahora no había encontrado un target muy bien definido. Sin embargo como veremos a continuación en nuestro análisis, el nuevo Mac Mini no es solo un equipo realmente potente, sino que puede encontrar su lugar natural en las pequeñas empresas, ya sea como ordenador de sobremesa, ya sea como servidor.

    El sobremesa compacto de Apple ha estado tradicionalmente enfocado a los usuarios que se acercaban por primera vez al mundo Mac y que no querían realizar una inversión demasiado grande en su nuevo equipo y, por otro lado, ha servido como complemento de lujo para aquellos que querían disponer en su casa de un HTPC como solución multimedia.

    En este sentido, si exceptuamos la versión Mac Mini Server, el Mac Mini era uno de esos equipos que, de alguna forma, se había quedado en “tierra de nadie”: no ofrecía las suficientes prestaciones como para poder competir con un iMac o un MacBook Pro y a la vez, resultaba demasiado caro si todo lo que queríamos era disponer de un equipo conectado a nuestro televisor. Sin embargo parece que las cosas están cambiando, y con la presentación de la nueva generación de Mac Mini, podríamos estar hablando por primera vez de un equipo que puede atraer a un gran número de usuarios.

    ¿Qué es lo que ha cambiado?

    Externamente, el equipo es muy similar al que presentó Apple hace un año, es decir: un equipo tremendamente compacto (que mantiene las dimensiones de la anterior generación), de suaves líneas curvas, enmarcado en un chasis unibody de aluminio cromado y que por primera vez (si exceptuamos en la versión Server) no ofrece unidad Superdrive. Donde sí que en cambio se han producido importantes y más que interesantes novedades es a nivel interno, donde descubrimos un equipo que ha ganado en potencia y rendimiento.

    Mac Mini se convierte por primera vez en un equipo potente, casi a la par que la nueva generación de iMac. Ofrece procesadores Intel Core i5 (2,3 GHz y 2,5 GHz) e Intel Core i7 (2,7 Ghz), 4 GB de memoria RAM (con posibilidad de ampliarla hasta 8 GB), disco duro de 500 GB (queriendo y con el dinero suficiente podemos configurar una unidad SSD de 256 GBmás un disco duro de 750 GB) y, por primera vez, una tarjeta gráfica dedicada (Radeon HD 6630M de AMD con 256 MB de memoria GDDR5).

    En el apartado de la conectitividad encontramos el esperado puerto Thunderbolt, además de un puerto HDMI (que agradecerán los que tengan una buena televisión) que puede adaptarse a las necesidades de nuestra pantalla al ofrecer también un adaptador de HDMI a DVI. El conjunto se complementa con una ranura de entrada para tarjetas SDXC, cuatro puertos USB 2.0, un puerto Firewire 800 y conexión Gigabit Ethernet. Además y como novedad importante, Apple prescinde como ya hemos comentado, de la unidad Superdrive, una decisión que como veremos más adelante, no ha estado exenta de polémica.

    Mac mini 2011 630x3301 500x261 Analizamos el nuevo Mac Mini (mid 2011)

    ¿Un Mac Mini para quién?

    Con un precio de salida de 599 euros y ahora que Apple ha decidido eliminar su gama MacBook (el modelo blanco que encontramos hasta 2010), parece claro que en Cupertino quieren que el Mac Mini se convierta en la puerta de entrada para muchos usuarios que quieran hacer sus primeros pinitos en el mundo Mac. Si bien es cierto que en las anteriores generaciones de Mini el equipo se quedaba “corto” para muchas tareas, la apuesta por lo último de Intel y sobre todo el ofrecer una gráfica dedicada, parece toda una declaración de intenciones: sabemos hacer grandes equipos a un precio contenido.

    Para apoyar esta afirmación, sólo tenemos que volver la vista a la nueva generación de iMacs que Apple presentó hace unos meses. El iMac más económico (21,5 pulgadas) ofrece casi el mismo procesador (Intel Core i5 2,5 Ghz) que el Mac Mini, la misma memoria RAM (4 GB), la misma capacidad de disco duro (500 GB) y eso sí, una gráfica dedicada más potente que la que podemos encontrar en equipo que nos ocupa en este análisis. El precio de este iMac “básico” es de 1.149 euros, por lo que si nosotros ya disponemos de un buen monitor además de teclado y ratón podemos “ahorrarnos” 550 euros en un equipo que sin ser un iMac, se le parece bastante.

    La cuestión del precio y la mejora de sus características técnicas pueden convertirlo de la misma forma enun equipo ideal para las empresas que necesitan reciclar su parque informático, pero que no quieren hacerlo exclusivamente con portátiles. Encontrarán en el Mac Mini un equipo capaz de trabajar con solvencia en cualquier escenario profesional (a excepción del sector vídeo profesional, modelado 3D, etc.) sin necesidad de prescindir de todos esos teclados, ratones y monitores que se acumulan en los departamentos IT de las empresas. Del mismo modo no podemos olvidarnos que Mac Mini puede convertirse en un estupendo servidor para cualquier pyme que esté acostumbrada a trabajar en un entorno Mac.

    mac mini mid 2011 hands on6380 500x332 Analizamos el nuevo Mac Mini (mid 2011)

    Además no podemos olvidar que uno de los escenarios naturales para el Mac Mini es el de servir como HTPC o centro multimedia para el hogar. En este punto su funcionalidad se ha visto algo limitada por la ausencia de una unidad Superdrive para reproducir nuestros DVD’s (o CD’s de audio) y por la irrupción de la segunda generación de Apple TV que, si ya disponemos de otro Mac, cubre en gran medida el uso que podemos dar al pequeño de los Mac.

    Eso sí, si tenemos el presupuesto necesario podemos aprovechar sus dos salidas de vídeo (HDMI y Thunderbolt) para conectar de forma simultánea tanto una televisión como un monitor externo (como por ejemplo el Thunderbolt Display) de modo que en un mismo espacio podamos disponer no sólo de un buen centro de ocio para nuestro hogar sino además un gran espacio de trabajo.

    En caso de que realmente no queramos un iMac (porque ya tengamos buenos periféricos o por cuestiones de espacio) y sólo en caso de que nuestras necesidades vayan más allá de lo básico recomendamos optar por una configuración PRO añadiendo más memoria RAM, un procesador Intel Core i7 y por qué no, una unidad SSD. En este caso el precio se nos dispara hasta los 1100 euros, es decir, el precio del iMac básico de 21,5 pulgadas obteniendo a cambio un mejor hardware interno.

    Ausencia de Superdrive

    De todas las novedades que ha introducido Apple en su nuevo Mac Mini sin duda la que más ha dado de lo que hablar es la ausencia de Superdrive. Cuando se lanzó el primer MacBook Air en 2008, la ausencia de esta unidad óptica parecía justificada por los beneficios que proporcionaba un equipo ultraportátil que además no parecía estar destinado en convertirse en el primer equipo del usuario.

    En siguientes generaciones de MacBook Air esta lucha contra las unidades ópticas se ha mantenido con éxito, y dada la naturaleza del equipo creemos que realmente son pocos los usuarios que hayan terminado por echarla en falta y de hacerlo, siempre podían contar con una unidad externa. Sin embargo en el caso del Mac Mini la historia es diferente.

    mac mini nuevo interior Analizamos el nuevo Mac Mini (mid 2011)

    En la generación anterior Apple experimentó por primera vez con la ausencia de unidad óptica cuando presentó el Mac Mini Server. Tenía su lógica. Se sustituía el espacio ocupado por la unidad Superdrive por un disco duro adicional de 500 GB y no parecía que en principio que un servidor fuese a echar de menos la posibilidad de leer/escribir en CD’s. Ahora en cambio la ausencia de unidad óptica llega al mercado de consumo y de alguna forma, no acaba de encajar en un equipo de sobremesa. Sobre todo si se considera la compra del Mac Mini como la compra de un equipo principal, porque ¿Quién no tiene una buena colección de CD’s que le gustaría digitalizar, un DVD que le gustaría ver en el monitor de su equipo o simplemente un juego que compro hace tiempo y que quiere volver a instalar?

    Es cierto que esta carencia puede suplirse con una unidad Superdrive externa. La propia Apple comercializa su External Superdrive por 79 euros y si queremos acudir a otras marcas podemos conseguir una por poco más de 35 euros (ojo, no todas son compatibles), y también es cierto que si tenemos otro Mac en nuestra oficina u hogar podemos compartir entre equipos esa unidad de disco, pero creemos que con este argumento no estamos abordando el fondo de la cuestión, el hecho de que quizás para este tipo de equipo todavía no ha llegado el momento de deshacerse de la unidad óptica.

    Rendimiento notable

    Como hemos comentado en la introducción de este análisis, los nuevos procesadores que incluye Apple así como la gráfica dedicada, convierten a este Mac Mini en el mejor de la historia. Con respecto a la generación del año pasado, que no olvidemos venía equipado con procesadores Intel Core 2 Duo algo desfasados con respecto a lo que estaba montando el resto de la industria, el nuevo Mac Mini obtiene un 50% más de puntuación tras pasarle el test Geekbench (utilizando en esta ocasión en Intel Core i5 a 2,3 Ghz.) obteniendo una calificación global de 6522 puntos.

    No es que este resultado vaya a dejar con la boca abierta a casi nadie, pero desde luego es una marca sobresaliente para el uso diario que podemos esperar en este tipo de equipo, e incluso notable para tareas para las que en principio no está optimizado como son por ejemplo la conversión y edición de vídeo o el trabajo profesional con pesados archivos RAW.

    mac mini 2011 trasera 500x333 Analizamos el nuevo Mac Mini (mid 2011)

    Por otro lado, nos encontramos con el primer Mac Mini capaz de ejecutar juegos más o menos recientes con soltura. Sin ser una máquina pensada para jugones, es capaz de mover CoD 4 a 29fps a una resolución de 1,600 x 900 píxeles, una buena referencia para adelantar que el nuevo equipo de Apple nos puede hacer pasar un buen rato con un amplísimo catálogo de juegos. Además y en línea con lo que Apple está entregando en los últimos años, no podemos sino rendirnos ante un equipo tremendamente silencioso, al que solo las tareas más exigentes consiguen poner en cierta dificultad.

    No obstante cabe lamentar que Apple no haya resuelto el problema que arrastra desde hace un par de años en relación con Magic Mouse. Nuestra experiencia (al igual que la de otros muchos usuarios de Mac Mini) es que la conexión Bluetooth del equipo no se acaba de llevar bien con el periférico de Apple y más ocasiones de las que nos gustaría (sobre todo al reanudar una sesión), el puntero del ratón se vuelve invisible, obligándonos a reiniciar la misma. Es cierto que si buscamos en foros podemos dar con la solución (normalmente pasa por reparar permisos), pero creemos que esto no es aceptable en un equipo a estrenar.

    Conclusiones

    El nuevo Mac Mini se convierte por primera vez en un equipo que por su relación calidad-precio puede estar al alcance de un gran número de personas. En caso de que ya tengamos los periféricos adecuados puede convertirse en un estupendo equipo de sobremesa, especialmente si tenemos que trabajar en espacios reducidos. Por los mismos motivos, también se convierte en una opción más que recomendable para las empresas, que tanto para su trabajo diario como en su función como servidor, pueden encontrar en este equipo un valioso aliado.

    Sin embargo no todo es perfecto y la ausencia de una unidad óptica puede espantar precisamente a su público potencial: aquellos que quieran dar sus primeros pasos en el mundo Mac. Aunque como hemos comentado, siempre es posible contar con una unidad externa, no deja de ser una pega añadida, por lo que muchos usuarios se lo van a pensar dos veces antes de adquirir este equipo.

    A pesar de lo anterior, no podemos sino concluir que el Mac Mini (Mid 2011) va a encontrar su propio público, y no nos extrañaría que en cierta forma se hiciese con un pequeño porcentaje de las las teóricas ventas del iMac más básico.

    También te gustará

    comunicaciones_unificadas_estudio

    Participa en nuestro estudio “El futuro de las comunicaciones unificadas”

    Las comunicaciones unificadas se han convertido en toda una revolución para muchas empresas. Simplificar la …

    • Antonio Marquez

      Muy buen articulo… De verdad estaba dudoso sobre adquirir una de estas. No estaba seguro si me serviria para un Home Studio pero cuando hablaste de los usos profesionales y que se compara con una iMac «sin monitor» me quito toda duda! Y bueno me deja de preocupar la carencia de unidad DVD-CD porque al fin no creo usarla demasiiiaaado! (Para eso estan los medios extraibles, ademas de que no pienso hacer masters por ahora) asi que Gracias! Jeje estaba pensando en armar una pc pero esto me convence mas.

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.