lunes , 16 diciembre 2019 Impresion Pyme
  • Cómo hacer el análisis económico-financiero de tu empresa

    Análisis económico financiero

    El análisis económico-financiero de una empresa, como su propio nombre indica, consta de dos partes, la económica y la financiera. La primera se refiere al análisis que tiene lugar para obtener los resultados de la empresa a lo largo de un ejercicio, que suele corresponderse con el año natural. Conociendo la cantidad exacta que ha ganado la empresa en este período, podremos saber en qué aspectos funciona y en cuáles debe realizar una mejora.

    En el segundo apartado, pretendemos saber la cantidad exacta de dinero que maneja la empresa, y aquí incluímos tanto lo que genera con su actividad como los préstamos de los que se haya podido beneficiar.

    Hay que tener en cuenta, que los estados financieros o estados contables son herramientas fundamentales para la gestión económica y financiera de la empresa. Con su análisis, junto al de la contabilidad analítica, los directivos pueden adoptar decisiones vitales para el crecimiento y la financiación de la actividad empresarial, en base al análisis de la información que presentan, según asegura la web circulante.com.

    Es necesario que haya un equilibrio patrimonial en la relación entre activo y pasivo que se consigue de la siguiente manera:

    a) La suma del Patrimonio Neto y del Pasivo no Corriente tienen que financiar las inversiones a largo plazo (Activo no Corriente) y una parte del Activo Corriente.

    b) El Pasivo Corriente tiene que financiar una parte de las inversiones a corto plazo (Activo Corriente).

    Tal y como explica circulante, hay dos tipos de métodos posibles para realizar el análisis económico-financiero: el análisis comparativo y el análisis por ratios. El primero observa las cifras de forma vertical para determinar la composición porcentual de cada cuenta de activo y de pasivo, tomando como base el valor del activo total. El segundo, por su parte, también llamado análisis por relaciones relevantes, relaciones relevantes entre dos magnitudes del balance. Por sí solos, no dan una explicación, es necesario comparar ratios, ya sea de forma dinámica –comparándolos entre balances sucesivos o entre el balance actual y el previsto- ya sea de forma estática –comparándolos con los ratios medios del sector o con los de otras empresas-.

    El Balance

    El balance situación o estado de situación patrimonial es un informe financiero contable que refleja la situación económica y financiera de una empresa en un momento determinado.

    Tal y como asegura Deusto Formación, se realiza para averiguar en qué estado se encuentra la economía de la empresa al final de un ejercicio, cuando hablamos del análisis que se hace gracias a un balance siempre se compara con una fotografía hecha en un momento determinado que nos ayuda a entender si una empresa va bien en un determinado momento del tiempo. Hay que tener en cuenta que el balance se divide entre activo y pasivo. El activo es el que nos hace saber cuáles son los bienes y derechos a favor de la empresa. El pasivo por su parte, determina cuáles son la obligaciones que se han contraído hasta dicho momento. En cuanto al análisis económico y financiero el balance nos va a servir para determinar cuál es la posición de la empresa en el mercado en general, conociendo si está en una posición favorecida y si estamos realizando las inversiones correctas para que funcione. Asimismo, el balance nos va a servir para saber qué capacidad de pago tiene la empresa a corto y largo plazo, si la capacidad de la misma es muy buena a corto plazo pero nos trae problemas a largo plazo deberemos, por ejemplo, implantar políticas de búsqueda de financiación que nos ayuden a aumentar nuestra capacidad de pago.

    Ratiosces

    Los ratios

    Los ratios sirven para conocer cuál es la viabilidad que tiene la empresa. Los ratios económicos nos van a permitir saber saber de qué manera una empresa está generando resultados, en el caso de que sean pérdidas nos mostrarán donde se generan y la razón de las mismas, y los mismo en el caso de las ganancias. Mediante el estudio de los ratios económicos queremos conocer la capacidad de producción de las grandes, pequeñas y medianas empresas, además de saber cuál es la relación entre ingresos y gastos de la misma. Por su parte, los ratios financieros, nos generan información de cómo se financian las empresas, cuántos créditos ha suscrito la misma, y a su vez nos hacen ver la capacidad de retorno de los mismos a corto y largo plazo. Tiene una función parecida a la comparativa del activo y pasivo del balance, pero de manera más exhaustiva y realizando un análisis más profundo de la capacidad de solvencia de una empresa.

    Según Sage, los ratios financieros son los coeficientes que aportan unidades financieras de medida y comparación. A través de ellos, se establece la relación que presentan dos datos financieros y es posible analizar el estado de una organización en base a sus niveles óptimos y pueden ser económicos o financieros.

    Como ratios más significativos, destaca fondo de maniobra, ratio de tesorería o coeficiente de liquidez inmediata (RT), ratio de autonomía financiera (RAF), periodo medio de cobro, periodo medio de pago, rentabilidad económica y rentabilidad financiera.

    El fondo de maniobra mide la parte de capitales cuyo grado de exigibilidad es bajo que se utiliza para financiar elementos del activo fijo con un grado de liquidez elevado. El ratio de tesorería mide las posibilidades de hacer frente a las obligaciones de pago a corto plazo. El ratio de autonomía financiera relaciona los recursos propios netos con las deudas totales, e informa sobre la composición estructural de las fuentes de financiación. El periodo medio de cobro es el número de días que se tarda en cobrar a los clientes, y viene definido por la relación entre las cuentas pendientes de cobro al final de un determinado período y las ventas diarias de dicho período.

    Por su parte, el periodo medio de pago mide el número de días que se tarda en pagar a los proveedores, y es en consecuencia la relación entre el saldo medio de las cuentas a pagar y las compras diarias. La rentabilidad económica mide la capacidad del activo de generar beneficio, independientemente de cuál sea la composición de la estructura financiera de la empresa. Por último, la rentabilidad financiera mide de la capacidad de la empresa para remunerar a sus accionistas.

    Quizás también te pueda interesar:

    También te gustará

    Los mejores contenidos de la semana en MuyPymes

    Nos adentramos en la recta final del domingo con un nuevo repaso a los mejores …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.