Lunes , 5 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • ¿Estás preparado para trabajar “en la nube”?

    El Cloud Computing parece de momento una opción muy atractiva para manejar nuestro correo electrónico, nuestros documentos de texto o almacenar nuestras imágenes, pero ¿estamos dispuestos a trasladar nuestra valiosa información empresarial a la nube?

    La mayoría de los protagonistas entrevistados por MuyPymes coinciden en dos puntos básicos: el cloud computing tiene mucho futuro pero todavía tendrá que pasar tiempo para mentalizar al empresario sobre su utilidad.

    ¿Subiríamos un proyecto empresarial a Google Docs con la misma alegría con quelo hacemos con documentos menos importantes? ¿Estamos dispuestos a confiar en servidores externos que dependen de que nuestra conexión a Internet funcione siempre sin problemas? ¿Hasta que punto podemos confiar sobre la seguridad con la que se almacenan los datos que confiamos a otras empresas? Estas son solo algunas de las preguntas que a día de hoy todavía se hacen muchas empresas que no confían en los supuestos beneficios del Cloud Computing.

    Preguntas sin embargo, que autónomos, freelancers o libres profesionales no dan tanta importancia. Al ser más dinámicos y flexibles (sobre todo en países con más tradición como EEUU o Japón) tienen menos reticencias a abrazar las últimas tendencias tecnológicas del mercado. De hecho, una simple búsqueda en Google sobre Cloud Computing + SME (small and medium enterprises) nos arrojará como resultado una larga lista de webs y blogs en las que profesionales de todos los sectores se muestran entusiasmados por el alto grado de disponibilidad que consiguen gracias a trabajar en “la nube” y cómo se sienten mucho más seguros desde que no tienen que guardar sus datos en sus propios ordenadores.

     

     

    Evidentemente, en todos estos sitios se recomienda (recomendación a la que nos sumamos) no lanzarse al Cloud Computing sin antes tener un plan B. Y es que como todos, el Cloud Computing no es un sistema perfecto, y cuando falla (si es que lo hace) puede darnos más de un quebradero de cabeza si hemos confiado ciegamente en él sin tomar las precauciones necesarias. En este punto, y desde nuestra experiencia personal, basta recordar que cuando en la redacción la única vez que Google Apps dejó de funcionar durante unas horas (hace ya un par de meses) el nerviosismo del personal fue más que evidente.

    Llegados a este punto y si aún estamos convencidos de que nuestra oficina será on-line o no será, os ofrecemos algunas recomendaciones de seguridad que seguramente os animarán a despejar algunas dudas básicas.

    Comprobar la seguridad 

    Si tenemos la intención de subir a la Red información importante, deberemos asegurarnos antes de la política de seguridad y la confianza que nos merecen los servidores de la empresa a la que vamos a subir dicha información. En este sentido, antes de guardar informes financieros o material que podría resultar atractivo para nuestra competencia conviene realizar una pequeña investigación previa. ¿En qué empresas podemos confiar? No es lo mismo lanzarnos sobre una Start-up que sobre una empresa consolidada como por ejemplo Google.

     

     

    Copias de seguridad

    ¿No habíamos quedado que la nube era nuestra mejor copia de seguridad? Sí y no. Sí porque nuestros datos siempre estarán seguros en servidores externos, protegidos incluso ante posibles catástrofes naturales y no porque incluso Google tiene un mal día de vez en cuando y puede que justo el momento en que necesitemos rescatar “esa presentación” el servicio no esté disponible temporalmente o se nos haya estropeado la conexión a Internet. Por lo tanto, de vez en cuando, no está de más realizar una copia de seguridad de los datos más importantes que únicamente hemos guardado on-line.

    Plan B

    Muy relacionado con el tema de las copias de seguridad. Si vamos a realizar una presentación en público, por ejemplo, siempre hemos de tener un plan B. No podemos permitirnos que justo en ese momento no funcione la Red. En el 99% de las ocasiones nunca tendremos que echar mano de ese plan B pero la sensación de alegria que experimentaremos en ese 1%  de las ocasiones será indescriptible.

    Llegados hasta aquí el lector podría tener la falsa sensación de que en definitiva trabajar en “la nube” no es más seguro que hacerlo de forma tradicional y que hemos de seguir las mismas aburridas rutinas de copias de seguridad. Sin embargo, aunque ciertamente en algunos casos esto pueda ser así, no podemos evitar recomendar una vez más que merece la pena probar, porque sin duda éste es el futuro.

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.