Jueves , 8 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Analizamos HTC Magic: ¿un iPhone killer?

    Analizamos el último smartphone basado en Android que comercializa, en exclusiva, Vodafone. La prestigiosa HTC ha trabajado en diseñar un hardware que permita aprovechar todo lo que este sistema operativo puede ofrecer.

    Desde su presentación teníamos mucho interés en probar en nuestro laboratorio y fuera de él uno de los teléfonos que más expectación ha levantando en los últimos meses y que pretende rivalizar con el omnipresente iPhone de Apple, o almenos ser una alternativa más que interesante.

     

    En resumen

    Un smartphone original, adecuado tanto para usuarios avanzados como para los que quieren algo sencillo y fácil de usar para empezar. Una alternativa muy interesante que apuesta por la sencillez y versatilidad. Muy recomendable.

    Lo mejor Lo peor

    Diseño y calidad de construcción. La nueva versión de Android aporta numerosas mejoras. La respuesta de la pantalla es perfecta. Fácil de usar. La tarifa de datos de Vodafone es razonable.

    No se pueden enviar archivos vía Bluetooth. La Android Market todavía tiene que mejorar. Algunos usuarios echarán de menos la radio FM aunque podemos escucharla vía Internet.

    El primer terminal equipado con Android (T-Mobile G1) dejó un sabor agridulce, en gran parte porque ni el hardware ni el diseño estaban a la altura de lo esperado. HTC ha hecho un gran trabajo tanto con el HTC Dream (que comercializa en España Movistar y analizaremos próximamente) como con este HTC Magic, que mejoran considerablemente aquel primer intento e integran la última versión del sistema operativo: Android 1.5 “Cupcake”.

     

     

     

    En un embalaje muy cuidado encontramos, además del HTC Magic, el cargador, unos auriculares con micrófono integrado, una funda y abundante documentación entre la que destaca una guía rápida de Vodafone y el manual de usuario en castellano.

    El HTC Magic tiene mucho mejor aspecto en vivo que cuando lo vimos fotos o vídeos. La carcasa tiene formas redondeadas y es de plástico blanco con un bisel metálico que cubre todo el borde. Los materiales utilizados son de calidad, muy resistentes y el ensamblaje es perfecto. El sistema de apertura no es todo lo sólido que esperábamos pero tampoco es una acción que vayamos a realizar habitualmente. Además de la versión en blanco que analizamos se comercializa otra en color negro.

    Una pantalla táctil capacitiva de 3,2 pulgadas ocupa gran parte del frontal. Su resolución nativa es de 320 x 480 píxeles, una densidad de puntos por pulgada suficiente para que textos e imágenes se vea claramente y niveles de brillo, nitidez  y contraste notables. La sensibilidad ha mejorado respecto al G1, obteniendo una respuesta inmediata a los toques y permitiendo una fluidez en la navegación por los menús fantástica. Justo al lado del auricular veremos un minúsculo LED que nos informará de forma discreta cuando tengamos una llamada, un mensaje o un nuevo correo electrónico.

     

     

     

    Debajo de la pantalla encontraremos cuatro teclas físicas para llamar, ir al inicio, retroceder y colgar además de un pequeño trackball retroiluminado que permite movernos por los menús sin tocar la pantalla. Es algo mayor que los que monta BlackBerry y muy preciso, aunque dada la buena respuesta de la pantalla táctil será un mero accesorio para muchos usuarios. Una alargada y estrecha tecla situada en el perfil izquierdo permite controlar el volumen del sistema.


    La carencia de teclado físico se suple con uno virtual que aparece cuando es necesario y se adapta a la orientación del teléfono. Responde con precisión y cuando comenzamos a escribir sugiere palabras en la parte superior que podemos escribir con sólo seleccionarlas, acelerando mucho el proceso de escribir un mensaje. Afortunadamente está solución ha madurado mucho desde los primeros smartphones y aunque nunca llegaremos a obtener la misma sensación que pulsando teclas “de verdad”, sí que es posible conseguir un ritmo de escritura aceptable en poco tiempo.

     

     

    Tenemos más de 100 teclados diferentes disponibles en Android Market.

    Google está presente en multitud de detalles que notarán los usuarios habituales de sus servicios y que comienzan en cuanto encendemos el teléfono, introduciendo nuestros los datos de nuestra cuenta. Si no la tenemos, el terminal nos brinda la posibilidad de crear una nueva en ese momento. Después, un completo tutorial nos guía por las posibilidades del HTC Magic de una forma amena y sencilla, permitiendo que incluso los usuarios que jamás han tocado un smartphone se sientan cómodos desde el primer momento.

     

     

    La interfaz es todo un ejemplo de sencillez y usabilidad.

     

    La estructura del sistema se basa en tres escritorios independientes que contienen accesos directos a aplicaciones, widgets y funciones del terminal. Podemos personalizarlos a nuestro gusto añadiendo o quitando elementos y pasar de uno a otro deslizando el dedo.

    La barra superior se encarga de mostrar información sobre el estado del terminal, la hora, la carga de la batería, la cobertura y si estamos sincronizando datos. Si la deslizamos hacia abajo veremos agrupadas todas las notificaciones y podremos consultar las llamadas perdidas, mensajes, correos electrónicos o citas programadas en el calendario.

    En la parte inferior siempre encontraremos una pestaña deslizante que ofrece acceso a todas los programas y opciones del teléfono. Podemos arrastrar cualquier icono hacia el escritorio para tener un acceso directo al mismo de una forma sencilla. A su vez quitar uno (el acceso directo, no la aplicación) es tan sencillo como llevarlo a la pestaña inferior que pasa a ser una papelera para indicarnos la acción.

     

    Es probable que los usuarios de otros sistemas operativos móviles (sobre todo Windows Mobile o Symbian) se sientan incómodos en los primeros minutos con el HTC Magic. Android presenta las opciones de una forma tan simple que a veces desconcierta, pero tras un periodo de adaptación es fácil darse cuenta de que todo está estudiado para que el manejo sea lo más intuitivo y rápido posible. Es aconsejable dedicar unos minutos a ordenar el sistema según nuestras necesidades, situando accesos directos a las funciones que más necesitemos y dejando los escritorios secundarios para otras aplicaciones o los widgets.

     


    La fluidez de la interfaz ayuda a que navegar entre menús sea todo un placer y permite manejar con rápidez todas las funciones del teléfono. De todas formas sería interesante tener un acceso directo a configuraciones de WiFi, Bluetooth y redes 3G para desactivarlas rápidamente cuando no son necesarias, evitando un consumo de energía innecesario (algo fácil de arreglar con alguna de las aplicaciones gratuitas disponibles en Android Market).

     

     

    Todas las opciones de configuración se agrupan en un sólo menú.

     

    Cómo teléfono el HTC Magic ofrece un sonido limpio y nítido, soporte cuatribanda, todas las opciones que los usuarios avanzados puedan necesitar y las ventajas de sincronización con los contactos de Google. En nuestras pruebas no tuvimos problemas de cobertura en ningún momento, aunque, si no necesitamos la conexión a datos y queremos aumentar la autonomía del terminal, es aconsejable pasar a GSM.

    El apartado multimedia se ha convertido en algo clave para los smartphones. Los usuarios demandan, además de un móvil y un organizador personal, un dispositivo que les permita olvidarse de su reproductor multimedia. 

    El teléfono viene con una tarjeta microSD de 8 Gbytes ya instalada (admite hasta 32 Gbytes), espacio suficiente para almacenar una gran cantidad de contenido multimedia. El HTC Magic apuesta por la sencillez y ofrece un reproductor de audio muy simple y fácil de usar. Podemos reproducir música en segundo plano y si queremos un control aún más simple basta con activar el widget específico. No tiene radio FM aunque, como en el iPhone, existen aplicaciones disponibles para escuchar la radio por Internet.

    Las fotos y los vídeos se reproducen desde la galería, donde de nuevo encontramos los controles básicos y poco más. El terminal incluye una aplicación para YouTube que funciona a la perfección, reproduciendo vídeos con fluidez y permitiendo buscar contenido de una forma muy sencilla.

    La cámara tiene una resolución de 3,2 megapíxeles y una calidad correcta siempre que las condiciones de luz sean buenas. Resulta molesto el retardo desde que apretamos el botón de disparo hasta que se realiza la toma, y es fundamental sujetar el terminal firmemente para evitar fotos movidas.

     

     

    El teléfono cuenta con un GPS integrado, Google Maps preinstalado y es compatible con Google Latitude. La localización es muy rápida y la aplicación funciona con fluidez siempre que tengamos cobertura 3G (los mapas se van descargando a medida que los necesita). Es una solución fantástica para orientarnos de forma sencilla, especialmente en rutas a pie por la ciudad donde se utiliza la brújula digital para Street View con resultados espectaculares. Eso sí, al activarlo disminuye consideramente la autonomía del terminal, así que debemos tener la precaución de desactivarlo siempre que no sea necesario.

    El navegador web, basado en el motor WebKit, es rápido y muy estable aunque echamos de menos la posibilidad de realizar zoom sobre las webs con los dedos en lugar de pulsando los dos controles que aparecen en la pantalla.


    Este análisis está basado en las aplicaciones que el teléfono incluye por defecto, pero no podemos pasar por alto los cientos de aplicaciones descargables en Android Market. Podemos encontrar avanzados reproductores multimedia, navegadores, juegos, aplicaciones para el GPS integrado y mucho más. Ni por número ni por calidad de los contenidos disponbles está al nivel de la App Store, aunque tiene a su favor que la mayoría son gratuitos y que la comunidad de desarrolladores está continuamente lanzando nuevas aplicaciones o mejorando las existentes.

     

     

    Vodafone comercializa el terminal asociado a una tarifa plana de datos de 12 euros al mes (con un cosumo mínimo de 9 en llamadas), algo clave para sacar el máximo partido al HTC Magic. Además de poder consultar nuestro correo o navegar por Internet a una velocidad razonable (siempre que tengamos cobertura 3G), el terminal está continuamente sincronizando con nuestras cuentas de Google, recibiendo datos de posicionamiento y conectado a GTalk. Por supuesto podemos configurar o desactivar estas funciones, pero perdemos gran parte del encanto de esta solución: la conectividad total en cualquier parte.

     

     

    Conclusiones

    El HTC Magic está repleto de posibilidades para los usuarios más avanzados, pero también será un terminal satisfactorio para aquellos que quieran un teléfono que sirva para “algo más” que hacer y recibir llamadas. El sistema operativo es estable y rápido, cumple como reproductor multimedia y la curva de aprendizaje muy suave. Android OS ha mejorado en estabilidad y cada vez más fabricantes anuncian lanzamientos basados en él, toda una garantía para el futuro del desarrollo.

    Android Market, junto con la comunidad de desarrolladores, es una fuente inagotable de aplicaciones y nuevas funciones para el terminal. Echamos de menos detalles como la posibilidad de intercambiar archivos por Bluetooth, el soporte para cuentas de correo Microsoft Exchange o poder instalar aplicaciones en la tarjeta de almacenamiento pero, en general, consideramos al HTC Magic como uno de los smartphones más recomendables del panorama actual.

    También te gustará

    comunicaciones_unificadas_estudio

    Participa en nuestro estudio “El futuro de las comunicaciones unificadas”

    Las comunicaciones unificadas se han convertido en toda una revolución para muchas empresas. Simplificar la …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.