Domingo , 4 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Cómo saber si nos van a conceder un crédito

    workerpcUno de los grandes problemas que sufren las pymes es el acceso a la financiación. En este sentido, la restricción del crédito está afectando especialmente a las micropymes y los autónomos que ven como sus solicitudes son rechazadas.

    Para comprender cuáles son los factores claves que las entidades financieras tienen en cuenta a la hora de medir el riesgo en el que incurren antes de conceder un crédito, Axesor ha elaborado un completo decálogo que puede servir de guía para las pymes que necesitan financiarse. 

    1.    Ámbito de actividad
    Para un banco es importante conocer el sector de actividad y el ámbito geográfico en el que se desarrolla, es decir, si es local, regional, nacional o internacional y determinar el nivel de riesgo de cada uno de ellos, tanto a nivel cualitativo como cualitativo en función de su coyuntura particular.
    2.    Estructura societaria y avalistas
    Igualmente importante es la estructura de los avalistas de la compañía, es decir, las vinculaciones societarias, sus movimientos y concentración sectorial. También se evalúa el patrimonio de los implicados legalmente en garantías legales y reales. Es importante saber si existen garantías personales de los socios o gerentes en favor de la sociedad. También tiene especial relevancia la antigüedad de los administradores en el cargo, posibles negocios paralelos y el tipo de vinculación entre ellos.
    3.    Fuentes de financiación
    Asimismo, se evalúan sus fuentes de financiación tanto bancarias como no bancarias para verificar el nivel de endeudamiento con otras entidades que registra una empresa. En el caso de las primeras, el Banco de España cuenta con una Central de Información de Riesgos (CIRBE) en la que constan, uno a uno, prácticamente todos los riesgos de crédito (préstamos, créditos, avales, etc.) que las entidades financieras tienen con sus clientes. También se analiza la existencia de refinanciaciones en el último año, ya que este hecho podría indicar una situación de falta de liquidez puntual o sostenida en el tiempo que podría derivar en una situación de insolvencia.
    Entre las fuentes de financiación no bancaria más habituales se encuentra las de líneas de crédito utilizadas con los proveedores que pueden retrasar en muchos casos más de 90 días el pago de una mercancía. Otras fórmulas son las ampliaciones de capital y las subvenciones y ayudas ofrecidas por diferentes organizaciones.
    4.    Inversiones acometidas
    En cuanto a las inversiones acometidas, un banco valora tanto el número de inversiones, el plazo y el importe designado, así como el retorno de la inversión estimado y las fuentes de financiación a las que se ha recurrido para ejecutarlas.
    5.    Diversificación del ciclo productivo
    Cualitativamente, es muy importante para cualquier entidad financiera determinar el número de clientes con los que el solicitante de un préstamo opera. Un número reducido implicaría mayor riesgo que una cartera de clientes muy diversificada, por ejemplo en cuanto a sectores o a perfiles. Por este motivo también se considera cuantitativamente el porcentaje de clientes en cada sector. También es importante averiguar tanto los concursos y subastas públicas adjudicadas como las denegaciones y sus motivos.
    6.    Valoración de su capacidad de reembolso
    Si el resto de los factores descritos anteriormente se considera importante, más aún lo es este punto. En la capacidad de reembolso influyen factores como la liquidez, solvencia, facturación, rentabilidad de negocio, liquidez, así como su tamaño, pero por encima de todo cuentan las políticas de gestión de la tesorería, gestión del riesgo y la gestión de cobros.
    A un nivel más profundo, se tienen en cuenta los sistemas de gestión del proceso productivo, rotación de stock y tránsito de mercancías, e incluso factores cualitativos como la satisfacción de los empleados.
    7.    Incidencias judiciales e incidencias con las administraciones públicas
    Una fuente de información imprescindible para valorar el riesgo de impago son las incidencias judiciales en las que se encuentra inmersa una compañía. Es previsible que una incidencia por impago de este tipo se deba a la falta de liquidez de la empresa e incluso puede ser un indicativo de un inminente estado de insolvencia. Igualmente importante es consultar los archivos del RAI para comprobar que la empresa no se encuentra en situación de morosidad.
    8.    Diagnóstico económico-financiero
    Mediante el análisis del Diagnóstico económico-financiero se consigue conocer la realidad económica de la empresa a evaluar, considerando su evolución en el tiempo, su relación con resto de empresas del sector, los ratios tipo dentro de cada actividad, así como los objetivos establecidos inicialmente.
    Entre los diferentes ratios analizados, se tiene especialmente en cuenta la liquidez de la sociedad, es decir, la capacidad de la empresa para hacer frente a sus compromisos de pago a corto plazo. Cuanto más fácil es convertir un activo en dinero más líquido se dice que es. De esta forma, en esta categoría quedan englobadas aquellas variables que ponen en relación los activos líquidos o de fácil realización.
    En este sentido, para un banco, resulta igualmente importante establecer la capacidad de la empresa para hacer frente al pago de sus obligaciones (solvencia), independientemente de su plazo, teniendo en cuenta los recursos que posee. Para que una empresa cuente con solvencia, debe estar capacitada para liquidar los pasivos contraídos, al vencimiento de los mismos y demostrar también mediante el estudio correspondiente que podrá seguir una trayectoria normal que le permita conservar dicha situación en el futuro.
    Otro factor para el análisis es su rentabilidad. Aun partiendo de la multiplicidad de objetivos a que se enfrenta una empresa, basados unos en la rentabilidad o beneficio, otros en el crecimiento, la estabilidad e incluso en el servicio a la colectividad, en todo análisis el centro de la discusión tiende a situarse en la polaridad entre rentabilidad o solvencia como variables fundamentales.
    9.    Visita a las instalaciones
    En muchas ocasiones, los bancos van más allá de los análisis de despacho y se desplazan hasta las instalaciones de la empresa en cuestión para evaluar in situ algunos aspectos clave en del estado de salud financiera de una empresa que los balances pueden esconder. En una visita de este tipo se puede comprobar la actividad que se desarrolla en un día cualquiera, los movimientos del almacén, nivel real de estocaje, personal trabajando, etc.
    10.                      Variables comportamentales
    También es posible que se realice una consulta a los proveedores para recibir su impresión de la empresa como cliente, si retrasa los pagos, si ha aumentado o disminuido los pedidos el último año, son elementos que en algunos casos también se tienen en cuenta. De la misma forma, también se pueden tener en cuenta otras variables de comportamiento como el número de impagos en el año que llegaron a más de 15 días, el numero de descubiertos en cuenta en los últimos 6 meses, la existencia de excedidos en cuentas de crédito en los últimos 6 meses, etc.

    1. Ámbito de actividad

    Para un banco es importante conocer el sector de actividad y el ámbito geográfico en el que se desarrolla, es decir, si es local, regional, nacional o internacional y determinar el nivel de riesgo de cada uno de ellos, tanto a nivel cualitativo como cualitativo en función de su coyuntura particular.

     2. Estructura societaria y avalistas

    Igualmente importante es la estructura de los avalistas de la compañía, es decir, las vinculaciones societarias, sus movimientos y concentración sectorial. También se evalúa el patrimonio de los implicados legalmente en garantías legales y reales.

    Es importante saber si existen garantías personales de los socios o gerentes en favor de la sociedad. También tiene especial relevancia la antigüedad de los administradores en el cargo, posibles negocios paralelos y el tipo de vinculación entre ellos. 

    3. Fuentes de financiación

    Asimismo, se evalúan sus fuentes de financiación tanto bancarias como no bancarias para verificar el nivel de endeudamiento con otras entidades que registra una empresa.

    En el caso de las primeras, el Banco de España cuenta con una Central de Información de Riesgos (CIRBE) en la que constan, uno a uno, prácticamente todos los riesgos de crédito (préstamos, créditos, avales, etc.) que las entidades financieras tienen con sus clientes.

    También se analiza la existencia de refinanciaciones en el último año, ya que este hecho podría indicar una situación de falta de liquidez puntual o sostenida en el tiempo que podría derivar en una situación de insolvencia

    Entre las fuentes de financiación no bancaria más habituales se encuentra las de líneas de crédito utilizadas con los proveedores que pueden retrasar en muchos casos más de 90 días el pago de una mercancía. Otras fórmulas son las ampliaciones de capital y las subvenciones y ayudas ofrecidas por diferentes organizaciones. 

    4.  Inversiones acometidas

    En cuanto a las inversiones acometidas, un banco valora tanto el número de inversiones, el plazo y el importe designado, así como el retorno de la inversión estimado y las fuentes de financiación a las que se ha recurrido para ejecutarlas. 

    5. Diversificación del ciclo productivo

    Cualitativamente, es muy importante para cualquier entidad financiera determinar el número de clientes con los que el solicitante de un préstamo opera. Un número reducido implicaría mayor riesgo que una cartera de clientes muy diversificada, por ejemplo en cuanto a sectores o a perfiles.

    Por este motivo también se considera cuantitativamente el porcentaje de clientes en cada sector. También es importante averiguar tanto los concursos y subastas públicas adjudicadas como las denegaciones y sus motivos. 

     


    6. Valoración de su capacidad de reembolso

    Si el resto de los factores descritos anteriormente se considera importante, más aún lo es este punto. En la capacidad de reembolso influyen factores como la liquidez, solvencia, facturación, rentabilidad de negocio, liquidez, así como su tamaño, pero por encima de todo cuentan las políticas de gestión de la tesorería, gestión del riesgo y la gestión de cobros. 

    A un nivel más profundo, se tienen en cuenta los sistemas de gestión del proceso productivo, rotación de stock y tránsito de mercancías, e incluso factores cualitativos como la satisfacción de los empleados. 

    7. Incidencias judiciales e incidencias con las administraciones públicas

     Una fuente de información imprescindible para valorar el riesgo de impago son las incidencias judiciales en las que se encuentra inmersa una compañía. Es previsible que una incidencia por impago de este tipo se deba a la falta de liquidez de la empresa e incluso puede ser un indicativo de un inminente estado de insolvencia.

    Igualmente importante es consultar los archivos del RAI para comprobar que la empresa no se encuentra en situación de morosidad. 

    8. Diagnóstico económico-financiero

     Mediante el análisis del Diagnóstico económico-financiero se consigue conocer la realidad económica de la empresa a evaluar, considerando su evolución en el tiempo, su relación con resto de empresas del sector, los ratios tipo dentro de cada actividad, así como los objetivos establecidos inicialmente.

    Entre los diferentes ratios analizados, se tiene especialmente en cuenta la liquidez de la sociedad, es decir, la capacidad de la empresa para hacer frente a sus compromisos de pago a corto plazo. Cuanto más fácil es convertir un activo en dinero más líquido se dice que es. De esta forma, en esta categoría quedan englobadas aquellas variables que ponen en relación los activos líquidos o de fácil realización.

    En este sentido, para un banco, resulta igualmente importante establecer la capacidad de la empresa para hacer frente al pago de sus obligaciones (solvencia), independientemente de su plazo, teniendo en cuenta los recursos que posee.

    Para que una empresa cuente con solvencia, debe estar capacitada para liquidar los pasivos contraídos, al vencimiento de los mismos y demostrar también mediante el estudio correspondiente que podrá seguir una trayectoria normal que le permita conservar dicha situación en el futuro. Otro factor para el análisis es su rentabilidad.

    Aun partiendo de la multiplicidad de objetivos a que se enfrenta una empresa, basados unos en la rentabilidad o beneficio, otros en el crecimiento, la estabilidad e incluso en el servicio a la colectividad, en todo análisis el centro de la discusión tiende a situarse en la polaridad entre rentabilidad o solvencia como variables fundamentales. 

    9. Visita a las instalaciones

     En muchas ocasiones, los bancos van más allá de los análisis de despacho y se desplazan hasta las instalaciones de la empresa en cuestión para evaluar in situ algunos aspectos clave en del estado de salud financiera de una empresa que los balances pueden esconder. En una visita de este tipo se puede comprobar la actividad que se desarrolla en un día cualquiera, los movimientos del almacén, nivel real de estocaje, personal trabajando, etc. 

    10. Variables comportamentales

    También es posible que se realice una consulta a los proveedores para recibir su impresión de la empresa como cliente, si retrasa los pagos, si ha aumentado o disminuido los pedidos el último año, son elementos que en algunos casos también se tienen en cuenta.

    De la misma forma, también se pueden tener en cuenta otras variables de comportamiento como el número de impagos en el año que llegaron a más de 15 días, el numero de descubiertos en cuenta en los últimos 6 meses, la existencia de excedidos en cuentas de crédito en los últimos 6 meses, etc.

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    • Gonzalo

      Gracias por la información compartida. Es muy valiosa y clara.

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.