Miércoles , 7 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Cinco pasos para cumplir con tus objetivos

    ¿Cómo podemos alcanzar nuestro objetivo? ¿de qué forma nos concentramos sobre las  tareas que son importantes para nosotros? Según podemos leer en Lifeoptimizer, existen cinco “focus levels” que debemos de tener presente a la hora de alcanzar metas o cumplir con nuestras tareas.

    Comenzando con aprender a determinar nuestro objetivo vital, en este artículo os mostramos cómo estando presente en cada uno de estos niveles (vital, anual, semanal, diario, presente) podremos conseguir todo lo que nos propongamos. 

    1. Objetivo vital

    Estar siempre centrado en lo importante implica necesariamente que tenemos que tener un objetivo vital, una razón para hacerlo. Así que, antes de seguir leyendo este artículo, tómate un minuto y responde a la siguiente cuestión: ¿Qué quieres conseguir en la vida? ¿Has encontrado tu objetivo vital? ¿Lo estás siguiendo?

    Determinar cuál es nuestro objetivo vital es la parte más difícil, ya que es la base sobre la cual se han de asentar la mayoría de las decisiones que tomemos en adelante. Sin embargo pronto descubriremos que, una vez que sabemos qué es lo que queremos, todo resulta mucho más sencillo. ¿Cómo podemos saber cuál es nuestro objetivo vital? No hay una forma exacta de determinarlo, aunque aquí os mostramos algunas ideas que quizás os puedan servir.

    1. Determina qué es lo que más te importa: ¿Existe algo que estarías dispuesto a hacer de forma totalmente desinteresada? ¿Dedicarías toda tu vida a una tarea incluso sin que te pagasen un euro?

    2. ¿Qué te apasiona? Todos tenemos pasiones, hobbys, aficiones que quieren ser descubiertas… ¿No les vas a dar una oportunidad?

    3. Encuentra un equilibrio entre tus pasiones/aficiones y lo que realmente te importa (punto 1) ¿Se pueden conjugar ambas cosas?

    4. Define tu objetivo vital en una sola línea. Si quieres escríbelo en un papel y guardalo en tu cartera. Revísalo de vez en cuando. Introduce cambios. Adáptate a las circunstancias.

     

    2. Objetivo anual

    Una vez que hemos determinado nuestro objetivo vital, debemos centrarnos en qué metas u objetivos queremos alcanzar en este año. Dichas metas deberían estar relacionadas con el objetivo que hemos determinado en el punto anterior. Por ejemplo, si nuestro gran objetivo es ser el mejor monitor de aerobic del mundo, quizás el objetivo anual podría ser seguir una dieta equilibrada.

    Frente a la imprecisión de la que podemos revestir nuestros objetivos vitales, los objetivos anuales deben ser concretos y medibles. Un objetivo vital puede ser “Ganar mucho dinero”, pero nunca lo podremos conseguir si los objetivos que nos marcamos anualmente no indican exactamente cómo lo vamos a hacer. Para asegurar que los objetivos de fin de año no se quedan en “agua de borrajas”, deberíamos de tener uno o como mucho dos metas con las que cumplir cada año.

     


    3. Semanal

    Una semana es tiempo más que suficiente para cumplir con un pequeño objetivo. Comenzando el lunes podemos plantearnos “¿Qué puedo hacer esta semana para cumplir con mi objetivo anual?”

     Si lo que queremos es por ejemplo, dejar de fumar, podemos determinar que nuestro objetivo semanal será el de eliminar los cigarrillos que solemos fumar después de comer.

    4. Diario

    Cuando hablamos de objetivos diarios descendemos, en realidad, al nivel de las tareas. Todos los días debemos de cumplir con varias tareas tanto en nuestro trabajo como en nuestra vida personal. Algunas serán realmente importantes y otras lo serán menos, algunas estaremos deseando hacerlas y otras las “dejaremos para otro momento”.

    Sin embargo, cuando hablamos de objetivo diario debemos plantearnos la siguiente pregunta: ¿Cuál es la tarea más importante del día? ¿Cuál es la tarea que va a marcar la diferencia? Es ésta a la que deberemos prestar más atención. Dicho en otras palabras…”Si sólo tuviese tiempo para completar una tarea, ¿cuál sería la elegida?

    Repitiendo una y otra vez esta pregunta descubriremos, casi sin darnos cuenta, cuáles son nuestras prioridades.

    5. Presente

    Después del nivel diario, el siguiente y más importante es el momento presente, lo que estamos haciendo en cada momento. Para sacar el máximo rendimiento de cada uno de esos momentos tenemos que tener en cuenta lo siguiente:

    1. No deberías optar por el multitasking: ejecuta una sola cosa a la vez.

    2. Evita las distracciones

    3. Fíjate límites de tiempo.

    Cuando nos centramos en estos cinco niveles, obtenemos no sólo una visión global y completa de lo que queremos conseguir, sino que además trazamos el camino para conseguirlo.

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.