Martes , 6 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Guía para crear un blog corporativo en 2011

    El inicio de cada año suele representar una buena ocasión para revisar y retomar aquellos proyectos que no acabaron de funcionar bien el año pasado. En este sentido, uno de los grandes clásicos de la comunicación suele ser el blog de la empresa.

    ¿Por qué fracasa un blog de empresa? ¿Por qué escribir en él parece más un castigo que una recompensa? ¿Cómo podemos crear una publicación atractiva para el lector? En este artículo os mostramos los cinco pilares que nos conducirán al éxito 

    Uno de los grandes problemas con los que nos encontramos cuando hablamos de un blog corporativo (que por su naturaleza debería de ser muy distinto a un blog personal), es que las empresas suelen dedicar muy poco tiempo y esfuerzos a lo que creemos que es una tarea básica: su planificación.

    Planificando un blog de empresa

    Todos los que poseen un blog aspiran (más o menos secretamente) a alcanzar el éxito. En el caso de los blogs personales es fácil percibir ese éxito: se traduce en número de visitas, comentarios recibidos e incluso publicidad.

    Sin embargo en el caso del blog corporativo no resulta tan sencillo dilucidar dónde se encuentra el éxito, principalmente porque distintas empresas persiguen distintos objetivos. En este sentido lo primero que tenemos que hacer es determinar qué es lo que queremos conseguir con nuestro blog: ¿Aumentar nuestras ventas? ¿Desarrollar una relación sólida con nuestros clientes? ¿Convertirnos en una plataforma de información?

    blogs

    A continuación deberemos determinar quién va a ser nuestro público objetivo, y desarrollar en consonancia una estrategia de comunicación que pueda resultarles atractiva, tanto si apostamos por el entretenimiento como si preferimos ofrecer información pura y dura.

    En este punto, no está de más recordar un axioma que resume perfectamente el espíritu de lo que debería ser un blog corporativo: “Si produces comida para perros, no hables de la comida, habla de los perros”.

    Por último, a la hora de ponernos manos a la obra, recuerda estos dos principios básicos: uno, no conseguiremos nada a menos que seamos constantes, construir una imagen lleva su tiempo y los resultados no llegarán a corto plazo. Y dos, no escondas al autor del blog: permite que los lectores sepan quién (o quiénes) está al cargo de la publicación, cuál es su nombre y su función en la empresa.

     


    Cuidando los contenidos

    Un blog no es una publicación científica o técnica con la que podamos abrumar a nuestros lectores y tampoco es un espacio comercial en el que únicamente hablemos de lo buenos que son nuestros productos y servicios.

    Se trata sobre todo de un espacio destinado a personas que desean acceder a buena información, que buscan fuentes en las que poder confiar para mantenerse bien informados y por qué no, también entretenidos. Si no sabes de qué puedes escribir, repasa los artículos que escribimos en su día al respecto, seguro que te ayudan a empezar.

    Sin embargo, antes de empezar a publicar, comprométete con un ritmo de actualización constante. Si decides publicar una vez a la semana o todos los días, hazlo, y recuerda que cuantos más posts publiques, más tráfico recibirá la página de tu empresa.

    Establece un calendario editorial, que te ayude a prever con anticipación los eventos más relevantes para tu sector, los temas sobre los que te gustaría escribir, las fechas límite… y fija tiempos razonables. Si antes de empezar a publicar eres consciente de que no podrás hacerlo todos los días, no lo conviertas en tu objetivo.

    Y aunque es importante respetar el ritmo de actualización y el calendario editorial, no publiques un post insulso o contenido basura sólo por respetar las fechas fijadas. Todos tenemos malos días y a veces es mejor no publicar.

    Finalmente, cuida la estructura de los textos. Utiliza todos los recursos que tengas a tu disposición. Negritas, párrafos cortos, listas, ladillos… haz todo lo posible para facilitar la lectura.

    blog_empresa2

    Programación y diseño

    Casi tan importante como ofrecer a nuestra audiencia contenidos que puedan ser de su interés es comprometernos con una apariencia visual y diseño atractivo, que refleje nuestra imagen de marca.

    En primer lugar, es importante resaltar que nuestro blog de empresa debería estar alojado bajo nuestro nombre de dominio. En este sentido la dirección de nuestro blog debería ser similar a la siguiente: www.tunombredeempresa.com/blog

    En segundo término, a la hora de elegir una plantilla para nuestro blog, nunca está de más invertir unos euros en contratar un estudio de diseño profesional, que nos asegure que nuestro diseño será único. Eso sí, evitemos los virtuosisimos visuales. Sobre el diseño debe primar  la usabilidad y si en nuestro blog no resulta sencillo navegar, si las categorías/tags no están claras, acabaremos por perder unos lectores que se cansarán de investigar como funciona nuestra publicación.

    Por último, no estaría nada mal proporcionar a nuestros lectores todos los beneficios que se derivan del empleo de redes sociales. Introduzcamos herramientas que les ayuden a compartir nuestros contenidos en Facebook, en Twitter y en otras redes que puedan resultar de su interés. Además debemos facilitar al máximo que puedan seguirnos. No basta con ofrecer un feed RSS, sino que debemos permitir que puedan seguirnos por e-mail, e incluso ofrecer una forma de contacto en caso de que quieran hacernos llegar sugerencias y preguntas más personales.

     


    Promoción

    Nuestro blog corporativo debe encontrar un hueco propio dentro de nuestro plan de marketing, interrelacionándose con otras acciones como son nuestra presencia en redes sociales, nuestro material corporativo, etc.

    Como mínimo, deberíamos asegurarnos que nuestros posts se publican en nuestra página de fans en Facebook, cosa que bien podemos hacer de forma manual (si no queremos publicar en Facebook todos los posts)  o bien gracias a la ayuda de aplicaciones que automatizan el proceso.

    Finalmente, también deberíamos hacer un esfuerzo por mejorar la forma en que nuestro blog se posiciona en los principales buscadores, para lo cual deberemos aprender a jugar con las palabras clave y conocer algunas técnicas básicas de SEO.

    blogcompanies

    Relacionándonos con nuestros lectores

    El último punto de esta guía es probablemente uno de los más importantes. El objetivo fundamental de un blog es desarrollar una conversación con los lectores, no construir un monólogo unidireccional.

    Para ello, son prácticas recomendables dedicar tiempo a responder los comentarios que recibimos, comentar en otros blogs de nuestro sector y sólo censurar aquellos comentarios que sean ofensivos o insultantes. Nunca hay que cometer el error de borrar un comentario que sea crítico con nuestra empresa, porque se acabará sabiendo y nuestra reputación se resentirá. Más bien al contrario, un comentario negativo debe ser una oportunidad para responder de la forma adecuada, incluso escribiendo un nuevo post.

    Pregunta a tus usuarios. Pregúntales qué es lo que les preocupa, sobre qué les gustaría leer, cuáles son los temas que les resultan más atractivos. Utilizando su base de respuestas, podrás tener actualizado tu blog durante semanas.

    También te gustará

    microinfluencer

    Microinfluencers: el nuevo y cuestionable objetivo de las marcas

    Youtubers, bloggers y estrellas de Instagram. Desde hace unos años la palabra “influencer” se ha …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.