Domingo , 25 septiembre 2016 Impresion Pyme
  • La crisis dispara el presentismo en las empresas

    presentismo

    Aunque todos los expertos abogan por una mayor conciliación de la vida laboral y personal y una racionalización de los horarios de trabajo, lo cierto es que el miedo a perder el puesto de trabajo lleva a los españoles a pasar muchas más horas de las necesarias en la oficina.

    De hecho, el que ya se conoce como presentismo laboral, ha aumentado 40 puntos en dos años, pasando del 45% de los trabajadores en 2010 a un más que significativo 85% en 2012 lo cual significa que ocho de cada diez trabajadores pasan más horas de las necesarias en su puesto de trabajo.

    Según una encuesta de Randstat, de ese 85% de trabajadores que ‘alargan’ su jornada en la empresa, seis de cada diez argumentan que lo hacen por temor a perder su empleo, mientras que el 24% se queda en su puesto porque falta personal.

    El perfil del ‘presentista’ se corresponde con el de un varón, menor de 25 años y con estudios básicos. Para Randstad, ello tiene que ver con que los jóvenes son precisamente los que más están sufriendo el desempleo, con una tasa de paro que alcanza el 46,4%, y por lo tanto, son los que más miedo tienen a quedarse en la calle.

    El estudio pone de manifiesto que el aumento de la jornada laboral no tiene nada que ver con la productividad, sino con el deseo del trabajador de asegurarse su empleo.

    También te gustará

    compras online

    3 de cada 5 internautas españoles compran online todos los meses

    ¿Cuándo fue la última vez que compraste por Internet? Según revela un estudio sobre hábitos …

    • Jim

      El presentismo es sin duda uno de los ce1nceres del simesta organizativo mayoritario que es la empresa tradicional. El problema que veo a su eliminacif3n es que implica pasar a un espacio con objetivos claros y medibles, independientes del tiempo y el espacio en el que se alcanzan. Eso dejareda a mucho mando intermedio, incluso a me1s de un ejecutivo, en una desagradable evidencia, por lo que mi confianza en que el cambio se produzca es escasa. Claro que si la crisis se sigue agudizando igual nos llevamos una agradable sorpresa y poledticos y empresarios dejan de parchear y empiezan a abordar las profundas transformaciones necesarias de una vez. Habre1 que mantener el optimismo

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.