Miércoles , 7 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • ¿Qué puede aprender tu empresa de Quentin Tarantino?

    reservoir-dogs

     

    “Django, desencadenado” es el título de la última película que Quentin Tarantino trae a nuestras pantallas. Antes de este western, millones de espectadores han vibrado con títulos como “Reservoir Dogs”, “Pulp Fiction”, “Kill Bill” o “Malditos bastardos”.  Amado o odiado, lo cierto es que Tarantino se ha convertido en un “director de culto”. Su forma de trabajar ha servido de inspiración para otros directores de Hollywood y lo cierto es que en la revista Entrepreneur consideran que también puede servir de inspiración para miles de emprendedores.

    Así pues, la pregunta que se hacen es la siguiente: ¿Qué lecciones pueden aprender las pequeñas empresas en las películas de Quentin Tarantino? Seguro que a muchos les sorprende descubrir que son las siguientes:

    Si quieres ser el mejor, tienes que tener la formación adecuada

    En Kill Bill (volúmenes 1 y 2), el personaje que interpreta Uma Thurman, busca venganza contra un grupo mafioso que ha destrozado su vida, dejándola medio muerta el día de su boda. Su ansia de venganza contra Bill (el jefe del grupo mafioso) le hace perfeccionar su aprendizaje de artes marciales hasta un punto en que se convierte en una persona imbatible.

    Aunque por supuesto, la venganza no debería ser la motivación que guíe a nuestra empresa, la película demuestra cómo una preparación adecuada y una formación continua, son las mejores armas para triunfar. Leemos habitualmente que como consecuencia de la crisis económica, muchas empresas están recortando su presupuesto en formación e incluso las pymes, renuncian a una formación bonificada que les corresponde por Ley.

    No es esta la forma de que la empresa progrese. Tal y como vimos en nuestro debate “Nuevos retos de formación en las pequeñas empresas”, las empresas que invierten en la formación de sus empleados, son más competitivas y están más preparadas para escapar de la crisis.

    Forma un gran equipo de trabajo

    Una de las grandes habilidades de Tarantino, es que en sus películas suele reunir un gran plantel de actores que trabaja bien en conjunto. Mientras que otros directores suelen apostar por fichar a una gran estrella, en muchas películas del director de Pulp Ficton suele destacar el trabajo coral de muchos actores que en otras producciones podrían pasar por secundarios.

    Muchas empresas cometen el mismo error. Contratan a uno o dos profesionales que piensan que pueden lanzarles al estrellato, pero descuidan el resto de posiciones clave de su compañía. Y a veces el problema es que la decisión de contratar de basa únicamente en la entrevista que mantienen con uno de los ejecutivos de la empresa, pero no se tiene en cuenta si esa nueva persona va a encajar bien con el resto del equipo.

    Más calidad y menos cantidad

    Tarantino es un director con una filmografía relativamente corta. Frente a otros profesionales que suelen rodar una o dos películas por año, Tarantino sabe esperar hasta encontrar el guión perfecto, el equipo con el que quiere trabajar y el momento oportuno para empezar a rodar. Esto le permite entregar películas en las que los detalles están cuidados al máximo, especialmente en apartados como la banda sonora, escogida siempre personalmente por el propio director.

    De la misma forma, muchas empresas en continua competencia apuestan por cambios continuos, en un proceso de constante renovación que acaba por borrar la señas de identidad de la empresa. Al fin de cuentas, la capacidad de cambiar, de re-inventarse es limitada. Lo que funciona para una empresa puede que no funcione para las demás. Por este motivo, resulta más interesante en centrarse en lo que sabemos hacer bien y evolucionar de forma incremental, porque no todas las compañías pueden ser Apple.

    Rodéate de los mejores

    El caso de Tarantino es bastante particular. En muchos de los proyectos en los que se ha embarcado, han sido escritos y producidos por él. En algunos, también ha intervenido como actor. Esto le ha ayudado a convertirse en un excelente director de casting y no sólo para los actores, sino en todas las áreas de producción que requiere una película. Con muchos de ellos, ha repetido película tras película, sabiendo rodearse siempre de los mejores en su campo.

    Directores como Tarantino entienden que para ser el mejor hay que rodearse de los mejores. En muchas empresas ocurre un proceso extrañamente contrario. Muchos mandos intermedios tienen miedo de fichar al mejor talento por temor a quedar en evidencia. En cambio los líderes tienen que tener la habilidad necesaria para entender que no pueden ser siempre los mejores, pero que tampoco ese ése su cometido.

    También te gustará

    gates_reading

    Cinco libros que según Bill Gates deberías empezar a leer

    Si hay una persona que no necesita presentación es Bill Gates. El fundador de Microsoft …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.