Martes , 6 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Diez reglas para triunfar con tu startup en 2015

    reunion_startup

    2015 puede ser el año en el que pongas en marcha tu primera startup. ¿Por qué no? Tienes casi todo lo necesario: una idea de negocio, ilusión y ganas de cambiar el mundo. Tienes cierta experiencia en el mundo de la empresa, conoces cuál puede ser tu competencia, has enfocado bien tu nicho de mercado y oye, el fenómeno startup te interesa cada vez más. Si es así, estamos seguros que te interesará conocer los consejos que Mark Cuban (inversor, empresario y dueño de los Dallas Mavericks) ofrece a los que quieren comenzar estar aventura.

    1. No pongas en marcha una empresa a menos que sea lo que realmente quieres hacer y algo que te apasione

    Como vimos en el pasado “Observatorio del clima emprendedor” publicado por Sage a mediados del año pasado, hasta un 40% de nuevos emprendedores lo fueron por necesidad. Esto es, no se lanzan al mundo del emprendimiento motivados por una idea que siempre han querido desarrollar, sino en muchos casos, por una crisis económica que les ha obligado a reinventarse.

    En ocasiones puede ser positivo, ya que el hecho de encontrarse en esa situación, puede suponer el acicate que necesitaban para decidirse a emprender, pero en muchos otros casos, el emprender a la desesperada, suele ser una vía directa a un posterior fracaso empresarial. Y es que por otro lado, con pasión resulta más sencillo todo. Si ya la tienes, te recomendamos la lectura de “Convierte tu pasión en tu negocio” o “Transforma tu hobby en un negocio rentable.

    2. Si ya tienes una estrategia de salida, no tienes una verdadera pasión

    En más común de lo que parece. Emprendedores que montan su startup no pensando en desarrollar un modelo de negocio viable y que pueda crecer y expandirse, sino más bien una startup que sea lo suficientemente atractiva como llamar la atención de una gran empresa que la quiera comprar. Ocurre sin embargo que no todas las startups del mundo tienen el potencial y el éxito que tuvo en su día Instagram, capaz de conseguir que Facebook estuviese dispuesta a pagar 1.000 millones de dólares por una App de filtros fotográficos.

    3. Contrata a personas a las que les encante tu empresa

    Un trabajo es un trabajo, pero hay algo de especial en montar una startup y ser capaz de trasladar tu pasión al equipo que te rodea. A personas que por supuesto van a trabajar por un sueldo, pero que también comparten tu visión y que realmente creen en lo que hacen.

    En “Cinco errores que cometen las startups al contratar”, te contábamos como Eric Ries, creador de la metodología Lean Startup, recomienda en primer lugar no tener prisa a la hora de contratar y en segundo término apostar más por un perfil personal que otro muy técnico que en realidad no valore el trabajar para una u otra compañía.

    4. Las ventas lo curan todo. Determina cómo vas a ganar dinero y las ventas vendrán solas

    Cuban insiste una vez más en la necesidad de disponer un plan de negocio que realmente permita a una empresa generar beneficios. Una obviedad que sin embargo hemos visto cómo muchas empresas de Silicon Valley prefieren pasar por alto.

    Los primeros años de empresas aparentemente de éxito como Twitter, Foursquare, Pinterest, etc. han sido años en las que apoyadas por el capital riesgo, sus managers ni siquiera se estaban planteando en conseguir beneficios o rentabilizar su base de usuarios.

    Ha sido más adelante cuando han empezado a explorar fórmulas que no siempre han funcionado. Es verdad que para muchos negocios basados en la Red, sin una base de usuarios grande no hay modelo de negocio que valga, pero el cómo hacerlo, el If This Then That, debería estar claro desde el principio.

    5. Conoce tus fortalezas y céntrate en explotarlas al máximo

    Los recursos en una startup suelen ser escasos y debes aprovecharlos para potenciar al máximo el core business de tu negocio. Es ahí donde debes centrar todos tus esfuerzos a por ejemplo, contratar a las personas más válidas, las que marcan la diferencia con respecto a la competencia. Todo lo demás es accesorio y puedes incuso externalizarlo, pero no ahorres en apostar por el mejor profesional, al que realmente te puede ayudar a destacar.

    6. Antes de comprar una Nespresso, invita a unos cafés en el bar

    Para Cuban, uno de los errores que cometen algunas startups es el de encerrarse sobre sí mismas. Y si bien es cierto que ofrecer a los empleados beneficios como vending gratuito, áreas de esparcimiento personal, salas de relax, etc. está muy bien visto entre los defensores de una cultura corporativa cool,  también es verdad que la empresa no debe perder contacto con la realidad en la que vive, bajar a la calle y respirar la “vida real”.

    7. Bienvenido a tu oficina abierta

    En una startup todos reman en la misma dirección y no hay secretos que guardar. No hay motivo para despachos, para individualismos o para “yo es que necesito un asistente personal”. El ego está sobrevalorado y los espacios abiertos son los que permiten que fluyan las ideas y lo que más favorecen el trabajo en equipo.

    Los espacios abiertos permiten que todos los miembros de la empresa sepan en qué lugar, en qué momento se encuentra la misma y cuáles son las decisiones que se están tomando. Es una forma distinta de trabajar, que huye de los “reinos de taifas” y que sí, hace realmente difícil tener algo de privacidad. No todo el mundo puede o quiere trabajar en este tipo de ambiente, pero parece demostrado que para este tipo de empresas, es el que mejor funciona.

    8. No todos tus empleados necesitan un Mac

    Como hemos comentado en algún punto anterior, nuestra empresa no tiene que ser tan “cool” que nos impida trabajar. Si estás acostumbrado a trabajar con tu Mac no hay ningún motivo para dejar de hacerlo, pero salvo casos muy excepcionales, no tiene sentido construir una identidad corporativa tomando como base la tecnología que utilizan tus empleados.

    La tecnología ha avanzado tanto en los últimos años que poco importa si usas Blackberry, Windows Phone o iPhone, ya que básicamente todo es lo mismo. Apuesta por lo que te ayude a ser productivo y por lo que cada uno de tus empleados se sienta más cómodo. Tu startup tiene que ser atractiva por supuesto, pero no la vendas al “postureo”.

    9. Una organización horizontal

    Si es una startup el responsable de un equipo de trabajo tiene que reportar a un manager que a su vez reporta a un coordinador de equipos que a su vez reportar a una dirección , que su vez…etc. exponencialmente aumentarán las posibilidades de fracasar. 

    El dinamismo de una startup se basa en su capacidad de reaccionar ante los cambios, el poder tomar decisiones de forma rápida y en el poder responder casi en tiempo real. Las estructuras fuertemente jerarquizadas tienen sentido en otro tipo de empresas, pero son difíciles de aplicar con éxito en el mundo de las startups.

    10. Hora de divertirse

    En la mayoría de las startups se trabaja tanto que no es difícil comprobar en tiempo real cómo aumenta el nivel de estrés. Su juventud las hace dinámicas, atractivas y tienen ese “querer comerse el mundo” que no se ve en otras empresas más asentadas. Pero por esa misma razón y para que los empleados no acaben con una crisis de ansiedad, es importante mostrar la otra cara de una cultura corporativa que premia el esfuerzo, que es capaz de convertir el trabajo en algo divertido, que crea un clima laboral en el que apetece estar.

    Imagen: Shutterstock

    También te gustará

    holiday-gifts

    Diez regalos tecnológicos con los que conquistar a un emprendedor

    Para bien o para mal las navidades ya están aquí. Y tanto si nos hace …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.