web stats
Martes, 28 de abril de 2015

¿Qué falló en Gmail?

Tras una de las caídas más importantes del servicio de correo web de Google, la pregunta es inevitable: ¿qué fue lo que falló? Y hay otra pregunta tan inevitable como esta y quizás más importante: ¿volverá a pasar? Como suele suceder en estos casos existe una versión oficial de lo que ocurrió pero también elucubraciones de expertos y víctimas por igual en las que aparece la inevitable sombra de hackers y ataques de DOS.

gmail-fallo-1

La mañana del martes 24 de febrero se hizo más complicada para los usuarios de Gmail de todo el mundo. Lo impensable sucedió: Gmail no funcionaba. Según las fuentes que se consulten fueron de dos y media hasta cuatro horas de caída para los servidores de Gmail. No hay cifras oficiales ni de la duración de la caída del servicio ni del número de clientes afectados, pero la tormenta de mensajes en Twitter (donde rebautizaron el servicio como GFail) y redes sociales hablan de un fallo generalizado en todo el mundo que, por suerte, pilló en la cama a muchos clientes de Estados Unidos.

Las quejas han sido numerosas, y las anécdotas de todo tipo. Muchos usuarios confiaban en GMail datos importantes, como localizadores de billetes de avión, números de teléfono, datos de una cita de trabajo… Además de GMail al parecer tampoco funcionaron los servicios de Google Apps y los clientes de correo empresarial que funcionaban sobre los servidores de GMail. Un fallo muy importante por el que ayer mismo Google se disculpaba en la página de soporte del servicio en un escueto comunicado.

Pero ¿qué pasó con GMail? El único comunicado hasta ahora ha sido un post en el blog oficial de GMail por parte de Acacio Cruz, responsable de fiabilidad del servicio de GMail. La explicación es que al realizar una tarea de mantenimiento rutinario en uno de los centros de datos europeos se redireccionó el tráfico a otro centro de datos. Al parecer para optimizar recursos, se introdujo hace poco un código que hace que el tráfico de datos de GMail se dirija siempre al centro de datos que esté geográficamente más cercano al usuario. Esto provocó que en vez de redirigir el tráfico de los servidores de mantenimiento al centro de datos elegido éste saturara un tercer centro de datos.

Esto provocó problemas en cascada (como ya preveíamos ayer por la forma en la que se estaban manifestando los errores de conexión) al intervenir los protocolos de respaldo para aliviar la carga de ese centro de datos. Según Cruz esto requirió una hora de trabajo, aunque la recuperación del servicio tardaría mucho más. También afirma que los errores que provocaron esta caída ya han sido corregidos y que no volverán a ocurrir.

En todo esto hay algunos puntos oscuros y preocupantes. ¿Por qué se tardó tanto en resolver el problema? En la explicación oficial tenemos una pista de una de las posibles causas en una frase que aparece al final de las explicaciones: “En Google trabajamos con Gmail, por lo que problemas como este nos afectan del mismo modo que os afectan a vosotros“. Esto explica muchas cosas, ya que al tratarse de problemas en distintos centros de datos en un continente distinto al de la central, el teléfono no es una herramienta tan útil como el correo electrónico. Es posible que el propio problema con  Gmail haya ralentizado su solución.

Por otro lado algunos expertos en seguridad tienen sus dudas sobre las causas de los problemas. Uno de los hechos que han levantado las suspicacias de algunos es el hecho que para acceder de nuevo a las cuentas de correo los usuarios tuvieran que demostrar mediante un CAPTCHA que eran usuarios humanos. Aparentemente podría deberse a los mecanismos de seguridad de Gmail como resultado de un ataque. La explicación oficial es que los contínuos intentos por parte de los usuarios de acceder a sus cuentas provocaron la puesta en funcionamiento de ese mecanismo de seguridad de forma automática.

No ha sido el único problema de Google ayer. La herramienta GTalk sufria también un ataque de Phishing que hacía que los usuarios de este sistema de mensajería instantánea recibieran mensajes de usuarios de su lista de contactos recomendando la visita a una determinada página web. En ella se pedía el usuario y contraseña de Google para acceder. La respuesta de Google ha sido inmediata bloqueando tanto a los usuarios que originaron el ataque como la página web a la que dirigían.

De todo esto cabe sacar una serie de conclusiones. En primer lugar que la informática en la nube o Cloud Computing debe ofrecer mejores mecanismos de seguridad para convencer al gran público de su eficacia. Es una cuestión de imagen pues no ha fallado el servicio de una pequeña empresa, sino de uno de gigantes de Internet. Por ahora lo conveniente es no confiar nuestros datos más valiosos a servicios como Gmail. Por eso es tan importante la utilidad presentada hace poco por Google para acceder a nuestros buzones de correo de Gmail aún sin estar conectados.

Por otro lado, un fallo como el de ayer no debe hacernos pensar en un fracaso estrepitoso de Google o de que sus servicios no son fiables sino que hay que ser sensatos y pensar que un servicio, por fiable que sea, no puede ser el único repositorio de nuestros datos o ficheros importantes. Hay que tener en cuenta que los sistemas informáticos, sobre todo los más complejos, siempre van a estar sujetos a fallos. No solo nos referimos a Google y a Gmail, sino a nuestro propio disco duro y otros recursos de nuestro ordenador. El que estemos en el siglo XXI y que nos vendan la conectividad total y la informática en las nubes no debe hacernos olvidar las eternas máximas del usuario de informática, las precauciones elementales cuando tenemos entre manos datos importantes: SASO (Save Always Save Often, Graba Siempre Graba a Menudo).

Gmail sigue siendo una potentísima herramienta y el que falle en ocasiones no hace sino demostrar que detrás de ella hay personas y ordenadores, en ambos casos elementos que pueden fallar. Eso no quita, por supuesto, que reclamemos y exijamos que las cosas funcionen, sobre todo si estamos pagando un servicio, pero antes de rasgarnos las vestiduras seamos sensatos y tengamos a buen recaudo nuestra información. Hemos sabido que los clientes empresariales de Gmail recibirán 15 días gratis de servicio en compensación por los inconvenientes. Una compensación que equivale aproximadamente a 2 dólares por licencia, según apuntan en Royal Pingdom.

  • Pingback: Trafico web()

  • laura

    Desde el Lunes 20-4-09 no puedeo abrir gmail.es muy lenta la barra, y finalmente no aparece el formato de mi correo. si anteriormente logro colocar mis datos para ingresar. No se como lograrè respuesta de Uds. ya que no veo los resultados por gmail. Gracias y espero que mis datos no se pierdan y que de alguna manera puedan comunicarse conmigo.


Categorias