Viernes , 2 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Cómo saber si tienes que vender tu start-up

    Business slogans on a road sign exit

    La semana pasada afirmábamos en “¿En qué se diferencia una pequeña empresa de una start-up?”, que para muchas start-ups lo más importante no era el beneficio, sino demostrar la capacidad de su crecimiento potencial, de modo que puedan llamar la atención de inversores, fondos de capital riesgo y en última instancia, la atención de grandes empresas que puedan comprarlas en parte o en su totalidad. Por supuesto esto no quiere decir que todas las start-ups aspiren a ser compradas o que las que sí quieren serlo, lo sean por los mismos motivos.

    Lo cierto es que hay una realidad que difícilmente se puede refutar. Cada vez más, las grandes empresas ponen su punto de mira en las start-ups, como lo demuestran los siguientes datos que extraemos de Inc.com:

    • Desde 2001 Google ha comprado 130 start-ups: desde grandes como YouTube, DoubleClick o Motorola Mobility (en este caso no es una start-up) a muchas otras pequeñas empresas especializadas en áreas como el cloud computing, el reconocimiento facial, la movilidad, etc. entre las que se incluye la española Panoramio.
    • Apple se ha mostrado más conservadora en este campo y desde 1988 ha comprado únicamente 50 empresas, entre las que destaca Siri.
    • Facebook ha comprado 39 start-ups desde 2005, entre las que se incluye la multimillonaria compra de Instagram.
    • Desde 1987, ha comprado nada menos que 225 pequeñas empresas, en una amplia variedad de campos: movilidad, redes sociales, juegos on-line, publicidad, desarrollo 3D, etc.
    • Yahoo se ha hecho con el control de 100 empresas en los últimos 15 años y está aumentando el ritmo de adquisiciones desde que Marissa Mayer se ha puesto al mando. Tumblr ha sido una de las más sonadas.

    Y esto sólo en el sector tecnológico. Ahora bien, como dueños de una start-up tenemos que determinar queremos o no ser comprados, si nos interesa o preferimos seguir en solitario. Veamos ambos extremos.

    Razones por las que no querrías vender tu start-up

    • Piensas que conseguirás ganar más dinero a largo plazo si mantienes tu compañía.
    • Crees que tu empresa llena un nicho de mercado en el que no hay competencia. Tienes un producto que encanta a tus clientes, que comparten con sus amigos en las redes sociales y del que hablan todo el tiempo.
    • Por una razón puramente sentimental: no quieres deshacerte de tu “criatura”.
    • No quieres ser un empleado más de una gran empresa. Prefieres seguir siendo cabeza de ratón que cola de león.

    Razones por las que querrías vender tu start-up

    • Tu empresa está creciendo rápido, pero no tienes el capital necesario para poder sostener su crecimiento y expandirte a nuevos mercados.
    • La competencia está aumentando y si no vendes tú, comprarán a otra empresa y existe el riesgo de que te dejen “fuera de juego”.

    Ahora bien, tanto si vas a vender como si decides no hacerlo, ten en cuenta que tendrás que escuchar a tus inversores. Tanto si sólo cuentas con el apoyo de FFF (Friends, Fools and Family) como si sobre todo ha apostado por tu negocio un fondo de capital riesgo y un Business Angel, la decisión que tomes no va a ser sencilla, si es que puedes tomarla.

    Porque es difícil defender que no vas a vender tu start-up si una gran empresa te está ofreciendo cinco veces la inversión inicial y los inversores están buscando una salida. A lo mejor no tienes el control suficiente para negarte a la venta y aún así, si lo haces, es probable que te enfrentes a una denuncia. Por este motivo es tan importante considerar bajo qué condiciones aceptas la entrada de financiación en tu empresa, ya que a los Business Angels sólo les interesa tu negocio si finalmente van a poder maximizar su beneficio.

    La empresa adecuada

    Si por el contrario en principio sí que están interesado en vender, resulta interesante hacerlo a comprador apropiado. ¿Y cómo sabemos que lo es? Podemos empezar respondiendo a las siguientes cuestiones.

    • ¿Qué valor aportar nuestra empresa al comprador? ¿Se convierte en una empresa más valiosa después de la compra?
    • ¿Tiene nuestro producto más valor o resulta más deseable al pasar a las manos de la empresa que nos compra?
    • ¿Vamos a poder llegar a audiencias más amplias y a nuevos mercados? O por el contrario…¿Nos compran para reducir la competencia?
    • La empresa que nos compra, ¿Quiere ayudarnos a crecer? o por el contrario…¿Sólo le interesa un dispositivo o una patente?

    Esto no quiere decir que finalmente no nos vayamos a equivocar, pero en cualquier caso, contar con toda la información posible antes de decidir vender, suele jugar a nuestro favor .

    También te gustará

    azymo

    Entrevista a Marta Krupinska, directora general y cofundadora de Azimo

    En apenas cuatro años Azimo ha conseguido convertirse en referente en envío y recepción de …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.