martes , 20 noviembre 2018 Impresion Pyme
  • Cruzada mundial contra el despilfarro de alimentos

    “Tenías que haber pasado una guerra”. Esta es la mítica amenaza a la que tuvieron que enfrentarse varias generaciones cada vez que se sentaban a la mesa y decían que no les gustaba la comida. Ahora ya no se escucha esta frase, pero la cruzada frente al desperdicio de alimentos no hace más que ganar fortaleza. El último avance ha venido de la mano de una alianza entre la Unión Europea y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la agricultura (FAO) con el objetivo de acabar con la práctica de tirar la comida a la basura.

    El director general de este organismo, José Graziano da Silva, se ha sumado a la lucha contra el desperdicio de alimentos. La tercera parte de los alimentos que se producen para consumo humano se echa a perder o termina en el cubo de la basura. Según un informe, cada dólar invertido en políticas para frenar el derperdicio de alimentos supone un retorno de 14 dólares, indicaba Graziano.

    En Europa cerca de 88 millones de toneladas de comida se desperdicia cada año, lo que supone un coste de 143.000 millones, según las estimaciones de la Unión Europea. En el mundo, el derroche alcanza la tercera parte de la producción para consumo humano, que asciende a 1.300 millones de toneladas.

    El acuerdo de la UE y la FAO establece el objetivo de reducir a la mitad el desaprovechamiento de la comida para el año 2030, en consonancia con los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible. El comisionado para la salud y la seguridad en la alimentación, Vytenis Andriukaitis, ha señalado que la pérdida de comida y su desperdicio son una inmoralidad inaceptable y sin ética, dada la falta de recursos e incrementa la inseguridad alimenticia.

    Manirrotos y pobres

    España no se aleja mucho de esta foto fija. En un país donde uno de cada cinco ciudadanos se encuentra en el umbral de la pobreza, nos permitimos el lujo de tirar al cubo de la basura 3.000 millones de euros en restos cada año. Así lo ponía de manifiesto un informe sobre consumo de alimentos en España, elaborado por el Ministerio de Agricultura.

    Tiramos casi 1.400 millones de euros cada año, nada menos que 1,3 millones de toneladas, cuando todavía hay muchas familias que están pasando serios apuros incluso antes de que comience el mes. España ocupa el séptimo lugar en este indicador a nivel internacional. Alemania, Reino Unido y Francia se encuentran por delante de nosotros.

    Los hogares españoles gastan al año 67.000 millones de euros en alimentación. El informe de Agricultura señala que arrojan a la basura el 4,5% de esa cantidad. Esto significa que están tirando al cubo de la basura la escalofriante cifra de 3.000 millones de euros. En cualquier caso, las empresas también contribuyen al despilfarro de una manera bestial.

    El estudio indica que el 80% de lo que se arroja a la basura es comestible y sólo el 20% son desperdicios reales. La mayoría son alimentos sin procesar, principalmente frutas, verduras y pan. La cantidad de estos que ya están  preparados y que se depositan en el cubo de los desperdicios es menor, ya que solo tres de cada diez familias los tiran. Entre los platos que se preparan y que van a formar parte de la basura, los más típicos son las lentejas, la tortilla de patatas y los garbanzos. Es lo que más se cocina y, por tanto, con más posibilidades de terminar en la basura.

     Contrasentido

    El despilfarro de alimentos resulta preocupante en un país que sólo hace tres años que ha salido de la mayor crisis económica de la historia y donde sigue existiendo un porcentaje significativo de familias que se encuentra en una situación muy mala. Un país donde oficialmente hay casi tres millones y medio de trabajadores en paro.

    El 22% de los españoles se encuentra en una situación de riesgo de exclusión social, según la última encuesta de condiciones de vida elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este indicador tiene en cuenta tres variables, el riesgo de pobreza (según Eurostat, la población que no llega al 60% de la mediana de la renta), la situación de los hogares en cuanto al mercado laboral y una carencia importante de medios materiales.

     

    También te gustará

    Microsoft quiere mejorar el escritorio virtual basado en Windows y Office 365

    El gigante de Redmond centró una parte del evento Ignite de este año en hablar …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.