Viernes , 2 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • MAB: claves para entender la “Bolsa” de la pyme

    El pasado 14 de julio Zinkia, la empresa responsable del conocido producto de animación infantil “Pocoyó” se convertía en la primera pyme española en salir a bolsa a través del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) destinado a pequeñas empresas que quieren expandirse.

    Dos meses después, la empresa se ha revalorizado en un 30%, y grandes empresas como Bandai o Planeta de Agostini se han sumado a su proyecto en Internet. Si quieres seguir los pasos de Zinkia, no te pierdas este reportaje especial sobre el MAB.

    Hasta hace unos meses sólo las grandes empresas y las multinacionales tenían la oportunidad de cotizar en bolsa. Sin embargo, desde que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el BME abrieron el parqué de las bolsas españolas a las pymes, se abre una más que interesante oportunidad para las empresas que, con un gran producto, quieren expandirse y abrirse a nuevas oportunidades de negocio.

    Frente a las condiciones que el mercado bursátil impone a las grandes empresas, el MAB se presenta como una opción “realista” para las pymes ya que dispone de una regulación a medida, diseñada específicamente para ellas y unos costes y procesos adaptados a sus características.

    Además, el proceso de transición para una pyme que quiera comenzar su actividad bursátil no tiene por qué ser tan complejo como en un principio puede parecer ya que desde el propio BME informan de que para empezar, las empresas que quieran dar el paso contarán con la asesoría personalizada de un “Asesor registrado” cuya función no es otra que ayudar a las empresas a que cumplan los requisitos de información.

    Además, las empresas que así lo deseen contarán contarán con un “proveedor de liquidez”, o un intermediario que les ayude a buscar la contrapartida necesaria para que la formación del precio de sus acciones sea lo más eficiente posible, al tiempo que facilite su liquidez.

     

     

    ¿Por qué cotizar en el MAB?

    A pesar de que el MAB se presenta como la puerta de entrada en el mercado bursátil, resulta evidente que la bolsa sigue siendo un escenario un tanto alejado para la inmensa mayoría de las empresas de nuestro país. No obstante, cumpliendo algunos requisitos (especialmente en cuanto a facuración y proyección) hay algunas razones que pueden hacernos inclinar la balanza hacia el MAB. Resumido en términos generales podemos señalar las siguientes:

    Financiación del crecimiento de la empresa

    Facilita el acceso a financiación para empresas de reducida capitalización, con la adecuada transparencia y liquidez para los inversores, en un contexto europeo de regulaciones bursátiles cada vez más exigentes. La ampliación de capital, coincidiendo con su salida al mercado o en un periodo posterior, es una forma idónea de obtener fondos para sostener la expansión de una empresa. El MAB es un marco muy adecuado para obtener financiación mediante recursos propios para empresas en expansión.

    Prestigio e imagen de marca

    Cotizar en un mercado, como el MAB, proporciona una publicidad que potencia el prestigio y la imagen de marca de la empresa.Este prestigio es reconocido no sólo por los inversores, sino por clientes, proveedores o interlocutores financieros de la compañía. Las consecuencias son, por tanto, relevantes: refuerzo de la posición comercial, mejora de las relaciones con proveedores, clientes, bancos, etc.


     

    Valoración objetiva de la empresa

    Permite determinar el valor de la empresa, al fijar el mercado el precio de las acciones, incorporando en el precio las expectativas de negocio.A diferencia de una empresa no cotizada, las acciones de una compañía que se negocian en un mercado cuentan con un valor objetivo, el valor de mercado o cotización de la empresa.

    Liquidez para los accionistas

    Entendida como la posibilidad de convertir en dinero las acciones, la liquidez que el mercado ofrece a los inversores permite que sus diferentes horizontes temporales de inversión, generalmente no coincidentes con el carácter permanente de financiación de la empresa, puedan conjugarse. Adicionalmente, el mercado facilita el acceso de la empresa a una amplia comunidad inversora, tanto nacional como internacional, que confía en el proyecto que representa la empresa y comparte con ella el objetivo de maximización del beneficio.

     

     

    Más allá de Pocoyó

    Zinkia ha dado los primeros pasos sobre el parqué, y tras  su experiencia positiva parece que varias empresas van a seguir sus pasos. Aunque todavía es pronto para determinar la aceptación del MAB entre las pymes, parece que 2010 va a ser un año con bastante movimiento en este campo. En este sentido Constatino Gómez socio de la firma de inversión Arcano, declaró en un reciente foro organizado en Barcelona por la escuela de negocios Esade que “en 2010 creo que puede haber entre 15 y 25 empresas españolas cotizando en el MAB y posiblemente antes de final de año haya otra además de Zinkia”. Las últimas noticias que nos llegan al respecto es que probablemente la siguiente en entrar en el MAB sea Cacaolat, que si bien es cierto que entra dentro del sector pyme, recientemente ha sido adquirida por Nueva Rumasa.

    En este punto, este experto subrrayó el hecho de que “hay muchas pymes que han mostrado interés por el MAB” pero que una vez más nos enfrentamos a la “falta de formación y conocimiento” existente en muchos casos. En este sentido, aseguró que el MAB “no es un mercado de ideas, sino un mercado de empresas en funcionamiento” añadiendo que este mercado “proporciona financiación, visibilidad, notoriedad, liquidez y a un coste que supone la mitad de lo que supondría sacar una compañía a Bolsa”.

    A pesar de que este nuevo mercado puede representar una alternativa para ciertas pymes, hay bastantes voces especépticas, sobre todo para lo que pueden creer que el MAB pueda representar una solución para la financiación de las pymes. En “Pymes y Autónomos” por ejemplo señalan el hecho de que el tamaño de la pyme es fundamental, por lo que a lo mejor sólo pueden entrar las menos pymes de las pymes. Además son de la opión de que el coste aunque mucho menor que para entrar en Bolsa, seguirá siendo una barrera insalvables para muchas empresas. 

     

     

     

     

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.