Sábado , 10 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Cómo fomentar la lealtad de tus empleados

    lealtad

    Trabajar para ofrecer un mejor servicio de atención al cliente y apostar por la fidelización han sido desde siempre, dos de los axiomas que mejor han funcionado para las empresas. En una época en la que atraer a nuevos clientes es cada vez más difícil, retener a los que ya se tienen es fundamental.

    En el caso de los empleados de nuestra pyme, nuestra filosofía debería ser similar. Nuestros mejores empleados constituyen la auténtica columna vertebral de nuestra empresa. Son los que construyen junto a nosotros el éxito de nuestros productos, pero también son aquellos que pueden contribuir a su fracaso.

    Por este motivo, contar con una plantilla leal, que crean en nuestra empresa, que compartan nuestra visión, es fundamental. Por que si la lealtad de nuestros clientes es fundamental, la de nuestros empleados, lo es aún más.

    Mike Michalowiz, autor del blog de gestión empresarial “The Toilet Paper Entrepreneur”, nos cuenta los que considera que son los secretos para fomentar esa lealtad con y para nuestros empleados.

    Evaluación

    Lo primero de lo que tenemos ser muy conscientes es de que mientras que hay un tipo de personas que de forma natural, tienden a ser leales con las empresas para las que trabajan, hay otros a los que no les podría importar menos.

    En este sentido, antes de asignar un puesto de especial responsabilidad, que consideramos importante para la buena marcha de nuestro negocio, deberíamos realizar una evaluación inicial en la que nos preguntemos sobre su potencial grado de lealtad hacia la empresa.

    Aunque la lealtad es algo que podemos fomentar y cimentar, no es algo que podamos construir desde cero. Se trata de una posición ética que se tiene o no se tiene y en realidad, es algo que no podemos enseñar.

    Reciprocidad

    El principal secreto para conseguir empleados leales, consiste en ser leales con ellos en primer término. Si queremos que nuestros empleados den la cara por la empresa, que luchen por nosotros, deberemos ser nosotros los que en primer lugar demostremos ser capaces de dar la cara por ellos, considerar su bienestar como nuestra principal prioridad.

    Está demostrado que los grandes líderes son aquellos que han peleado para defender a su equipo, y como contrapartida, han conseguido que los miembros de su equipo les defiendan a muerte.

    Esta reciprocidad no se consigue con dinero. Es verdad que más dinero puede ayudar a corto plazo, pero conceptos intangibles como el respeto, el reconocimiento al trabajo bien hecho, la justa promoción, el ofrecer incentivos extra salariales, etc. tienen si cabe mucho más peso.

    Sencillez

    El líder puede ser una persona intocable, alejada de las preocupaciones de su equipo. Pero también puede ser una persona sencilla, que se esfuerza en facilitar el trabajo de los demás, porque comprende que de esta forma la empresa se beneficia. Sobra comentar cuál de las dos actitudes obtiene como recompensa, una mayor lealtad.

    Comunicación

    Fomentar una comunicación transparente con nuestros empleados suele proporcionar como recompensa unos resultados estupendos en todas las áreas.

    Hacerles saber desde el primer momento qué es lo que la empresa espera de ellos, facilitarles el forma parte de la misión y la visión de la empresa, ofrecerles un feedback real sobre cómo está funcionando su trabajo, etc. son prácticas que no pueden sino redundar en nuestro propio beneficio.

    También te gustará

    tjue-sede2

    La economía colaborativa se la juega en 2017

    2016 ha visto en España la consolidación de las principales startups englobadas en la conocida …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.