Sábado , 10 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Cómo viajar en clase turista como si fueras en business class

    business_class

    Volar es caro. Y mucho más si en vez de hacerlo en clase turista, decidimos comprar un billete business o aún más, en primera clase. Es evidente que una clase superior implica además una serie de privilegios exclusivos, pero el hecho de que decidamos viajar en clase turista no debe implicar que renunciemos a hacerlo con algunos lujos propios de los billetes más caros. En los últimos años han surgido servicios y startups que nos prometen una experiencia viajera mucho más agradable sin que tengamos que gastarnos un dineral. Te contamos algunas de las cosas que podemos poner en marcha casi desde el primer momento en que decidimos comprar nuestro billete economy.

    Equipaje puerta a puerta

    Cuando viajamos en clase turista, o mucho más si lo hacemos en una compañía low-cost, el extra de equipaje puede salirnos un poco caro, tanto si nos pasamos en peso como en número de bultos. Y es que aerolíneas como Ryanair, Vueling o Iberia Express pueden cobrarnos hasta 30 euros por maleta extra que queramos facturar.

    Pero si estamos dispuestos a pagar un poco más, no sólo no tendremos que preocuparnos de la política de equipaje de cada compañía, sino que contaremos con la ventaja de que nos llevarán directamente la maleta hasta la puerta de nuestra casa o nuestro hotel. En Estados Unidos funcionan desde hace tiempo webs como Luggage Free y Luggage Forward que ofrecen sus servicios también en España a un precio medi0 de 100 dólares por 30 kilos de equipaje.

    Si buscamos una opción más económica podemos contar con la española Sinmaletas.com que nos ofrece el mismo servicio por unos 35 euros si el envío es nacional y 65 euros si el destino es europeo. Un servicio similar ofrece la startup Serviquipaje e incluso empresas logísticas como Seur o MRW ofrece un servicio especializado en viajes que puede resultarnos muy interesante.

    Si en vez de viajar en avión vamos a hacerlo en tren, no está de más que echemos un vistazo a la oferta que Renfe ha puesto en marcha con la ayuda de Correos y que nos promete envíos de puerta a puerta desde 20 euros.

    Parking

    Como vimos en nuestro reportaje “¿Vuelas por negocios? Estos son los mejores programas de fidelización”, una de las ventajas que ofrecen las compañías aéreas a sus viajeros más premium es la posibilidad de disponer de parkings privados o parkings VIP en los principales aeropuertos, sin coste alguno.

    En el caso de los viajeros que apuestan por una clase turista, aparcar en el aeropuerto puede suponer un gran desembolso de dinero, aunque afortunadamente hay opciones que podemos tener en cuenta y que pueden resultar interesantes. En primer lugar podemos considerar opciones como WeSmartPark, que se presenta como primer servicio de parking colaborativo del mundo, o como se le conoce, el Airbnb de los parkings. WeSmartPark permite a los conductores aparcar en las plazas de uso privado cuando sus propietarios no las están utilizando. De modo que los conductores pueden reservarlas desde su teléfono móvil aparcando un 60% más barato, y los propietarios consiguen unos ingresos extra sin renunciar a su uso. Este sistema nos valdrá para reservar nuestra plaza cerca del aeropuerto que nos interese, pero aún podemos llegar más cerca.

    Opciones como AirParking en Barcelona o Byparking en Madrid, tienen un funcionamiento similar: aparcamos nuestro vehículo en un parking subterráneo cercano al aeropuerto y vigilado las 24 horas, los responsables de la empresas nos trasladan al aeropuerto en un transporte propio de la compañía y a nuestra vuelta, personal de la empresa nos estará esperando para conducirnos de nuevo hasta nuestro vehículo, en un trayecto de no suele superar los cinco minutos.  No son las únicas ofertas y haciendo alguna búsqueda en Google, podemos encontrar muchas más.

    Controles de seguridad más rápidos

    Si hay algo que casi todos odiamos en los aeropuertos son los temidos controles de seguridad. No sólo son exhaustivos, sino que son lentos y desesperantes. La mayoría de los billetes business suelen incluir como opción la posibilidad de contar con un acceso mucho más rápido al control de seguridad.  Pero si este realmente es un tema que nos incomoda, algunas líneas también nos ofrecen esta opción a un precio mucho más reducido.

    Si adquirimos por ejemplo la tarjeta Vueling Pass, podremos disfrutar de un servicio Fast Track en los principales aeropuertos europeos, evitándonos colas y largas esperas. Pero si no queremos hacernos miembros de ningún club de fidelización y queremos utilizar este tipo de servicio de forma puntual, nuestra recomendación pasa por el servicio Fast Pass que nos proponen desde Premium Traveller y que incluye recogida en casa del cliente, asistencia en el check-in, acceso a sala VIP y control de seguridad por la vía rápida. Y es cierto que puede que no sea un servicio especialmente barato, pero si lo comparamos con lo que nos van a pedir por un billete business o en primera clase, vamos a ahorrar.

    Casi, casi, primera clase

    ¿Podemos volar en primera clase pagando poco más que en clase turista? De momento no, pero podemos hacer algo bastante parecido. Algunas aerolíneas para incentivar el gasto, disponen de programas denominados “upgrade” disponibles para los viajeros que hayan comprado un billete en clase turista. En estos casos pagando un poco más y sin llegar al coste del precio de un billete en business, el viajero puede disfrutar de algunas de sus ventajas como acceso a salas VIP, embarque prioritario o espacio en la clase business del avión en caso de que haya disponibilidad (esto último no siempre está garantizado). Se trata de un programa intermedio entre turista y business que no suele ser muy publicitado pero que no es difícil encontrar si sabemos dónde mirar.

    En British Airways nos la ofrecen directamente en su clase World Traveller Plus por ejemplo, y algo similar podemos encontrar en compañías como Iberia o Aireuropa si utilizamos sus tarjetas de fidelización básicas (sin coste) y comenzamos a viajar con cierta frecuencia.

    Una limusina hasta la puerta de tu casa

    Finalmente no podemos olvidarnos de la experiencia de trasladarnos desde el aeropuerto hasta nuestra casa o punto de destino. Podemos hacerlo en un taxi por ejemplo, con todo lo que puede suponer el proceso: colas, la inseguridad de la tarifa que pagamos si no conocemos la ciudad, el estado del vehículo, etc. O podemos hacerlo de otra forma: en un coche de alta gama con un conductor profesional autorizado.

    Este servicio siempre ha estado asociado a los viajeros más premium de las compañías aéreas, pero en España empresas como Cabify están cambiando el panorama. La empresa opera con regularidad en Madrid, Barcelona, A Coruña, Málaga, Bilbao y Vitoria y nos permite alquilar coches de alta gama con conductor por un precio inicial de 10 euros por trayecto, sin la necesidad de añadir tarifas extra como la bajada de bandera o el tener que pagar un suplemento para acudir a determinados sitios (estaciones, aeropuertos, estadios…).

    También te gustará

    centros-formativos

    Un bloqueo de ayudas que paraliza a los centros formativos

    45 millones de euros ‘debe’ el Servicio Estatal de Empleo (SEPE) a patronales, sindicatos y …

    • Sarita

      Me parecen unos consejos interesantísimos, no conocía la mayoría de ellos. Me los apunto para mi próximo viaje http://goo.gl/VTxpDs

    • Ale De los Santos

      Un artículo bastante bueno, yo por ejemplo cuando fuí de Erasmus a la república checa contraté los servicios de una empresa de transporte de equipaje para que mis padres me enviaran ropa en una maleta y la verdad que me gusto y me sorprendió porque dudaba mucho en este tipo de servicio pero cumplieron, la empresa era http://tuequipaje.com por si estáis interesado

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.