domingo , 18 agosto 2019 Impresion Pyme
  • Siete pecados de emprendedores novatos

    La mayoría de los emprendedores están familiarizados con el elevado porcentaje de startups que fracasan durante sus dos primeros años. Los fundadores de los negocios que sobreviven te dirán que no lograron el éxito solamente por su inagotable pasión. Les tomó mucho trabajo, y, en la mayoría de las situaciones, no sucedió durante las noches.

    Si no quieres fracasar, ya sea en tu negocio o en tu trabajo, graba con fuego los siete de los errores más comunes en emprendedores novatos que cometen de forma alarmante.

    1. No tener una reserva económica para poder mantenerse.

    Creo que una de las razones por las que muchas startups fracasan en los primeros años no es porque el modelo de negocio no sea viable o el emprendedor no sea «suficientemente bueno» para que el negocio funcione. La mayoría de los emprendedores simplemente se quedan sin dinero para mantener a la empresa y a ellos mismos antes de que el negocio sea lo suficientemente rentable.

    Consejo:

    Establece un fondo especial destinado para apoyarte a ti mismo financieramente durante la fase de puesta en marcha del negocio. Has de ser consciente de lo que pondrás en este fondo te ha de durar durante un año o dos.

    2. El uso de supuestos demasiados optimistas durante la planificación.

    Hay muchos emprendedores novatos que caen en esta trampa. Tienen una gran idea y convencen a sus amigos y familiares de que es pan comido. Una vez en marcha, se dan cuenta que hay detalles que no son pequeños que no tuvieron en cuenta o áreas en las que sus suposiciones eran demasiado optimistas y antes de darse cuenta, el negocio que era una «obviedad», pende de un hilo.

    Has de ser honesto contigo mismo. ¿Está subestimando el tiempo necesario para conseguir el primer cliente? ¿Está sobreestimada la demanda para el producto? ¿Estás asumiendo riesgo cero no permitiendo que algo podría salir mal?

    Consejo:

    Encuentra de tres a cinco personas completamente objetivas (no amigos o familiares) y pregúntales que hagan de abogado del diablo para que te ayuden a identificar las vulnerabilidades y después tomar medidas para mitigarlas.

    3. No evaluar correctamente el modelo de negocio.

    No todo el mundo incorpora un modelo de negocio en su planificación. Hay que ponerse a escribir para evaluar objetivamente el modelo de negocio global y su potencial de ganancias. La simple verdad es que tener una gran idea es sólo el comienzo que no se traduce necesariamente en un modelo rentable.

    Consejo:

    Puedes utilizar SCORE, o asesores externos para evaluar el modelo de negocio. Su perspectiva podría identificar una estructura más viable dando un mejor sentido al negocio de lo que ya has establecido.

    4. Tratar de hacerlo todo uno mismo para ahorrar dinero.

    Si tratas de hacerlo todo tú mismo, aparte de acabar agotado, tu negocio va a sufrir, porque no tienes la suficiente experiencia en todas las áreas. Tu tiempo es dinero. Piensa acerca de dónde debes invertir personalmente tus energías. El desarrollo y perfeccionamiento de los contenidos, productos y servicios, el cultivo las relaciones con los clientes y el desarrollo de la credibilidad dentro de tu industria, solo lo puedes hacer tú.

    Dicho esto, otros pueden desarrollar tu sitio web, manejar las relaciones públicas, desarrollar plantillas para sus boletines de noticias, hacer viajes a las impresoras y fotocopiadoras y realizar funciones administrativas. Utilízalos.

    Consejo:

    La clave es identificar qué externalizar y que conservar. Una buena regla general es que si no es parte esencial de su negocio, o tienes poca experiencia en el área o toma mucho tiempo, entonces hay muchos proveedores que pueden ofrecerte los servicios a un coste razonable.

    5. No estar dispuesto a trabajar duramente los primeros días.

    Es sorprendente la frecuencia de gente que ha puesto en marcha recientemente su negocio, pero parecen sorprendidos de que no se están haciendo millonarios mientras trabajan una semana laboral de 25 horas. Parece que tienen la visión de que el emprendimiento es empezar por arribar y evitar todo el trabajo duro. La verdad, es que si quieren que sea una realidad, la mayoría de las startups tiene que darse prisa desde el principio. Esto puede significar trabajar en otro trabajo mientras que estás comenzando el negocio, hacer algún trabajo gratis para ganar experiencia. También puede significar trabajar durante las noches y los fines de semana.

    Consejo:

    Antes de saltar al mundo de las startups, debes realmente evaluar tu estilo de vida actual y darte cuenta de que lo más probable es que tendrás que abandonar gran parte, si no todo, de tu tiempo libre.

    6. Poner los precios de tus productos o servicios demasiado bajos o altos.

    Uno de los problemas principales de muchos negocios, es que ponen precios demasiado altos. Piensan, que el cliente no va a darse cuenta o no está al corriente del verdadero precio del producto. Con la desagradable competencia que hay no puedes permitirte algo así. Ten clara una cosa: No quieras cobrar 20.000 euros al día y esperar a que te den el trabajo.

    Consejos:

    Haz tu investigación para ver lo que otros están cobrando. Es mucho más inteligente ofrecer valor al precio en los inicios, demostrarlo y después subir los en el tiempo. En muchos casos, pide a los clientes su presupuesto. No sólo te dará una idea de lo que cobrar, sino que también podrás reducir el riesgo grave de un precio bajo o alto de tu producto o servicio. También puedes considerar la posibilidad de diferentes opciones de precios para aumentar la probabilidad de estar ofreciendo algo dentro del rango de precios de tu cliente.

    7. No tener una estrategia de crecimiento.

    Todos sabemos de un restaurante que estaba muy bien cuando abrió por primera vez, pero después de ampliar el servicio, fue cuesta abajo. Después desarrolló una mala reputación y finalmente cerraron. Que tu negocio no sea el caso.

    Aunque la mayoría de las startups piensan que el objetivo es ganar la mayor cantidad de negocios que puedan, esto no es necesariamente cierto. A veces, pueden atraer demasiado negocio y no poder dar abasto con lo que podrían poner en peligro la viabilidad a largo plazo del negocio.

    Consejo:

    Piensa en cómo quieres crecer y desarrolla una estrategia de crecimiento de alto nivel en los inicios (incluso si cambia a medida que pasa el tiempo).

     

    También te gustará

    viajeros

    Las españolas viajan más que ellos, pero gastan algo menos, según un estudio

    El marketplace de productos financieros, Bnext, ha realizado el I Estudio sobre El Perfil del …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.