viernes , 19 julio 2019 Impresion Pyme
  • Cinco estrategias para ser realmente productivos en casa

    Así que empiezas tu carrera como freelance. O mejor aún, tu empresa te va a permitir trabajar unos días al mes desde casa. Y tú quieres demostrar que aunque no estés en la oficina pueden seguir contando contigo. Que al trabajar en casa vas a ser incluso más productivo de lo que lo eras en la oficina. ¿Por dónde deberías empezar? ¿Cómo asegurarte de que no caes en todos esos vicios y distracciones que dicen que tienen los teletrabajadores? Nosotros te lo contamos.

    Empieza tu día con energía

    La forma en la que empiezas tu día determina el resto de tu jornada de trabajo. Si lo primero que haces cuando te sientas frente al ordenador es repasar tu muro de Facebook y dar los buenos días en Twitter, no estás empezando tu jornada de una forma precisamente productiva.

    Tu energía, tu capacidad de concentración y tu fuerza de voluntad suelen ser mayores por la mañana, especialmente durante las primeras horas. ¿Por qué estás dispuesto a desperdiciar ese valioso tiempo?

    Levántate lo antes posible. Madruga. No hace falta que te despiertes a las 4.30 de la mañana pero no es mala idea que te acostumbres a despertarte una o dos horas antes de lo que acostumbras a hacer ahora. ¿Quieres saber cómo hacerlo? No te pierdas nuestra guía.

    ¿Quieres ser más productivo a primera hora de la mañana y quitarte de encima ese sueño que todavía te atenaza? Bébete un vaso de agua en cuanto salgas de la cama. Con esto consguirás “despertar” tu metabolismo consiguiendo aumentar tu respuesta neuronal hasta en un 15%, según afirman los expertos.

    Y lo más importante, un día productivo empieza necesariamente la noche anterior. No necesitas más de diez minutos. Planifica cómo quieres que sea tu día. Prioriza tus tareas y si te sientes con fuerzas, adelanta lo que vas a desayunar o comer a media jornada. Prepárate para descansar correctamente. En este artículo te enseñamos cómo hacerlo. ¿Necesitas relajarte? Haz yoga o medita antes de meterte en la cama.

    Cambia de espacio de trabajo

    Trabajar a diario en el mismo espacio físico crea una rutina, lo cual tiene evidentes beneficios, pero a la vez no es lo mejor del mundo si necesitamos un “extra” de creatividad para completar una tarea determinada.

    Cambair nuestra oficina doméstica por el bullicio de una cafetería puede no sólo ayudarnos a ver las cosas desde otra perspectiva, sino incluso a ser más productivos gracias a lo que se conoce como “efecto Hawthorne”y que se traduce en el hecho de que normalmente trabajamos con más intensidad cuando sentimos que estamos siendo observados.

    Incluso si no queremos salir de casa, el simple hecho de cambiar de habitación o de ambiente de trabajo con cierta regularidad, puede ayudarnos a ser más productivos.

    Tu fuerza de voluntad

    La fuerza de voluntad con la que cuentas una vez inicias tu jornada laboral es como muchos otros, un recurso finito. Nadie dispone de una fuerza de voluntad ilimitada, capaz de sobreponerse ante cualquier proyecto y tarea. Entender cómo funciona en tu caso y qué puedes hacer para no malgastarla es clave para aprovechar al máximo lo que llevas dentro.

    Por ejemplo, cada vez que luchas para vencer tentaciones como consultar tus redes sociales o asaltar la nevera estás consumiendo parte de esa fuerza de voluntad con la que contabas al iniciar el día. Si en cambio eliminas las distracciones desde el principio, por ejemplo instalando extensiones en tu navegador que te impiden acceder a esas páginas, resulta más sencillo mantener la concentración.

    De forma similar puedes preparar tu espacio productivo para centrate en tu trabajo desde el primer minuto. ¿Cómo? Contando con las herramientas que necesitas para trabajar listas desde la noche anterior, tu lista de tareas preparada y el ordenador encendido para sentarte y empezar a trabajar.

    Separa tu espacio personal y profesional

    Cuando trabajas en casa es fácil caer en la tentación de tumbarte en el sillón con tu portátil y pretender que “estás trabajando”. No es así. Probablemente lo que estás haciendo es procrastinar. Probablemente al leer este artículo, procrastinar es precisamente lo que estás haciendo.

    Disponer en cambio de un espacio profesional dentro de tu hogar pone a tu cerebro en “modo trabajar”. Sabe que cuando entras en esa habitación o te sientas en esa zona del salón se acabaron las distracciones, comienza el momento de ser productivo.

    Si además consigues vestirte como si fueras a ir a trabajar en una “oficina de verdad” ganarás algunos puntos extra. Trabajar “en pijama” puede parecer divertido, pero a medio plazo no ayuda en nada.

    Utiliza las mejores aplicaciones productivas

    El boom de la productividad se ha traducido en decenas de aplicaciones que tienen como misión ayudarnos a gestionar mejor nuestras tareas, organizar nuestras notas, mantenernos concentrados o ayudar a relajarnos cuando nos estresamos.

    ¿Las mejores? Las que a ti te funcionen mejor. Desde las más avanzadas que incluso se sincronizan con tu reloj inteligente hasta algo tan sencillo como utilizar bolígrafo y papel. No hay una receta mágica y una aplicación que por el hecho de ser más completa, te va a ayudar a ser más productivo. Más bien al contrario, para muchas personas funciona estupendamente eso de que “menos es más”.

    También te gustará

    Woonivers

    Woonivers: «El turista está perdiendo unos 30 euros de media por no reclamar el tax free»

    Woonivers hizo ayer en el madrileño barrio de Chueca su presentación oficial con un nuevo …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.