Lunes , 23 octubre 2017 Impresion Pyme
  • Isabel Belaustegui: “Las empresas saludables disminuyen el absentismo y aumentan la productividad”

    Isabel Belaustegui-035_3 (2)

    El estrés, el sedentarismo o las largas jornadas de trabajo son algunos de los aspectos que afectan a la salud de los trabajadores en su puesto de trabajo. Por otro lado, la falta de ejercicio, el no dormir las horas suficientes o una dieta poco equilibrada pueden convertirse en el origen de otros problemas como enfermedades y trastornos sociales.

    Ante esta evidencia, cada vez con más las empresas que se esfuerzan por ofrecer a sus empleados un entorno saluable. Espacios en los que el trabajador tenga la oportunidad de comer de forma equilibrada, hacer ejercicio e incluso descansar cuando lo necesita. De lo que es una empresa saludable o de qué hábitos sanos podemos incorporar a nuestra rutina diaria nos habla la médico y experta en nutrición Isabel Belaustegui, una profesional que tiene la convicción de que una buena salud es sinónimo de felicidad, de que una sociedad más sana es posible y de que una empresa sana, brilla.

    MuyPymes: En los últimos años cada vez son más las empresas que se preocupan por el bienestar y la salud de sus empleados. ¿Cómo son o cómo deberían ser esos conocidos como planes de wellness en las empresas?

    Isabel Belaustegui: Se trata de planes desarrollados por empresas comprometidas con la protección y la promoción continuada de la salud, la seguridad y el bienestar de sus trabajadores.

    Estos programas de Empresa Saludable permiten a las empresas reducir los costes por absentismo laboral (especialmente a medio y largo plazo), disminuyen los gastos médicos por incapacidad permanente o temporal, incrementan la productividad, aumentan el rendimiento en las inversiones en prevención y calidad, potencian la capacidad de atracción y retención de talento, y mejoran el clima laboral y la capacidad de innovación de los trabajadores. Las personas sanas se desarrollan mejor a nivel individual y contribuyen más al desarrollo de la empresa.

    ¡La gente quiere trabajar en empresas así! Se sienten más contentas y motivadas para desempeñar sus funciones.
    Y todo esto redunda también en el bien de la sociedad: la disminución de accidentes laborales, enfermedades profesionales y bajas por contingencia común mejora la sostenibilidad del sistema de protección social.

    MuyPymes: ¿Qué requisitos tiene que cumplir una compañía que quiera ser considerada como “empresa saludable”?

    Isabel Belaustegui: Las actuaciones que se emprenden en un programa de Empresa Saludable se asientan sobre una serie de principios generales aplicables con independencia de la naturaleza de sus actividades, el tamaño de la organización, el ámbito geográfico u otras características específicas. Me refiero a los principios de ética empresarial, interés económico y obligaciones legales, tal como establece la Organización Mundial de la Salud.

    Un programa de Empresa Saludable no establece requisitos absolutos más allá de las obligaciones legales de aplicación a una organización y requisitos del sistemas de gestión que permitan hacer una evaluación y mejora continua del programa.
    Os recomiendo el informe de AENOR en este sentido.

    En el año 2014, AENOR, en colaboración con el Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social y la Sociedad de Prevención de FREMAP, elaboró un documento que propone un modelo global para la gestión de programas de Empresa Saludable, muy interesante para aquellas organizaciones interesadas en la implementación de este tipo de actuaciones. Se basa en los principios de: planificar (establecer objetivos y requisitos), hacer (implementar las actuaciones), verificar (mediante el seguimiento y evaluación de los resultados) y actuar (llevar a cabo las acciones necesarias para mejorar continuamente el desempeño del programa de Empresa Saludable).

    MuyPymes: Uno de los grandes errores que muchos cometemos es “picotear entre horas” especialmente en el trabajo. ¿Qué alimentos recomiendas para esos snacks laborales?

    Isabel Belaustegui: Es un recurso muy práctico para los tentempiés de media mañana y media tarde llevar frutos secos pelados (nueces, almendras, avellanas, etc), fruta fresca o deshidratada (ciruelas pasas, dátiles, higos pasos, orejones, etc.) o un pedazo de bizcocho casero elaborado con ingredientes saludables. Son excelentes aliados para las largas jornadas de trabajo en la empresa: limpios, discretos y muy nutritivos, aportan energía, vitaminas y minerales, necesarios para rendir al máximo.

    Además con este hábito evitamos los “tres blancos”: las harinas refinadas, las grasas trans y el azúcar, muy habituales en refrescos, bollería industrial y snacks industriales. Estos “tres blancos” son los alimentos que más promueven la inflamación, base de numerosas enfermedades hoy en día, el envejecimiento y el desequilibrio hormonal. ¡Por no hablar del sobrepeso y la obesidad!

    Y no podemos olvidarnos de la hidratación, parte fundamental de una buena alimentación. Es frecuente que las prisas o la atención a otras tareas nos distraigan de la necesidad de beber y pasemos horas sin hidratarnos. Esto es especialmente importante cuando pasamos mucho tiempo en edificios cerrados y con ventilación artificial o durante los viajes, sobre todo en avión. ¿Lo ideal? Agua de manantial de mineralización débil, en recipientes de vidrio, a temperatura ambiente y a pequeños sorbos.

    MuyPyme: ¿Qué hay de cierto en la conocida “dieta para el cerebro”? ¿Existen alimentos o dietas concretas que nos pueden ayudar a trabajar mejor, concentrarnos más y ser más productivos?

    Isabel Belaustegui: Cada vez existen más estudios científicos que establecen una relación directa entre el consumo de ciertos alimentos y la salud cerebral. Esto ha permitido establecer una serie de recomendaciones nutricionales para protegernos del deterioro cognitivo, reducir enfermedades neurológicas como la cefalea, la migraña o la epilepsia, y trastornos del estado de ánimo como la ansiedad y la depresión. También para que personas sanas puedan potenciar su salud y sus capacidades cognitivas.

    Así podríamos hablar de una cierta “dieta para el cerebro” basada en una variedad de verduras de hojas verdes y ensaladas, frutas bajas en azúcar, proteínas de buena calidad (huevos, pescado, carnes, marisco) y grasas saludables (aceitunas, aceite de oliva, aceite de coco, aguacate, semillas, frutos secos). Puede incluir especias como la cúrcuma. Y algunos suplementos nutricionales como los ácidos grasos esenciales omega 3, los probióticos, el ácido alfa lipoico y la vitamina D.

    Uno de los alimentos que deben quedar fuera de la “dieta para el cerebro”, porque ha mostrado un claro efecto perjudicial sobre la salud cerebral, es el gluten. Se recomienda reducir el consumo de cereales como el trigo, la espelta, la cebada, el centeno o la avena y de alimentos procesados que lo contienen.

    MuyPymes: En los últimos años ha despegado con fuerza la conocida como industria de los súper-alimentos. ¿Qué hay de cierto en sus supuestas propiedades? ¿Son mejores de lo que tradicionalmente se encuentra en la dieta mediterránea?

    Isabel Belaustegui: Es cierto. La moda de los super-alimentos crece día a día. Cada vez más personas incluyen en su dieta semillas de chía, chlorella, maca andina o espirulina para potenciar los efectos beneficiosos que la alimentación puede tener sobre la salud. Y la lista también crece día a día.Son alimentos que cumplen al menos tres requisitos: son fuente excelente de fibra, vitaminas, y minerales; con alto contenido en fitonutrientes y antioxidantes como las vitaminas A y E y el betacaroteno; y de baja densidad calórica.

    Considero que la dieta es fundamental para el mantenimiento de la salud pero más allá de una sustancia milagrosa que resuelva unos u otros síntomas, lo importante es hacer un abordaje más global. Lo que debe ser súper es el conjunto de la dieta. Más aun, lo que debe ser súper es nuestro estilo de vida.

    No vale de nada hacer una vida sedentaria, dormir menos de lo que requerimos, permanecer en espacios cerrados bajo luz artificial, vivir en un estado constante de estrés y alimentarnos de productos procesados carentes de nutrientes y cargados de aditivos… y tomar un súper-alimento. Elige una dieta sana, haz ejercicio todos los días y respeta las horas de descanso y ¡estarás mucho más cerca de tener una súper vida!

    MuyPymes: ¿Cuáles son los hábitos más nocivos que perjudican a los empleados en las empresas? ¿Qué buenas prácticas en cambio habría que reforzar?

    Isabel Belaustegui: De nuevo tenemos que recordar los tres pilares de la salud: la alimentación, la actividad física y la relación mente-cuerpo (descanso y gestión de emociones).

    Las patologías que nos encontramos con mayor frecuencia en la empresa son las enfermedades músculo-esqueléticas (traumatismos y enfermedades degenerativas del aparato locomotor) y los problemas psicosociales (trastornos adaptativos, ansiedad y depresión). Después, las enfermedades de órganos internos: cardio-vasculares, respiratorias, digestivas, tabaquismo y problemas derivados del consumo de alcohol.

    Las acciones que podemos incluir en una organización para reducir estos problemas estarán dirigidos a mejorar la condición física y prevenir el proceso productivo.  Por ejemplo, con respecto a las enfermedades músculo-esqueléticas podemos tener en cuenta algunas herramientas básicas como la adaptación a los puestos de trabajo, el estudio de lesiones por movimientos repetitivos y la instrucción para la manipulación de cargas.

    Deberemos también fomentar la actividad física a través de la creación de pequeños gimnasios en las instalaciones de la empresa o proporcionar abonos de descuento en centros deportivos para los trabajadores, organizar equipos y competiciones de algún deporte del gusto de los trabajadores, o promover actividades al aire libre como salidas y excursiones al campo, a la playa o a la montaña; y reducir la prevalencia de obesidad, para lo que podremos contar con sesiones formativas sobre nutrición, comedores saludables, máquinas vending que dispongan de frutas y snacks sanos o fomentando la cultura del tupper saludable.

    Para las enfermedades psicosociales podemos fomentar la autonomía, la formación y la promoción de los trabajadores y su participación en labores de equipo, en el entorno laboral. Y complementarlo con actuaciones en el entorno personal y familiar que redundarán en los beneficios globales, como favorecer el tele-trabajo o la flexibilidad de horarios para facilitar la conciliación familiar.
    Para la gestión de emociones y lograr el potente efecto beneficioso de las emociones en el puesto de trabajo diseñaremos estrategias de detección de emociones o identificación de fortalezas y puntos de mejora y fomentaremos actividades de trabajo emocional y atención plena, como el mindfulness, por ejemplo. Todos los factores están interrrelacionados por lo que actuar sobre uno repercute en muchos otros en un nutritivo efecto dominó.

    También te gustará

    exportacion pymes españolas

    Icex y Correos impulsarán la internacionalización de las pymes exportadoras

    Icex y Correos se han unido para allanar el camino a las empresas españolas interesadas …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.