Categorías Actualidad Agenda

El correo electrónico es el canal de venta más efectivo superando a redes sociales, marketing offline y mótores de búsqueda

Aunque parezca mentira, el correo electrónico es el canal de venta más efectivo que existe, muy por delante de las redes sociales, el marketing offline y los motores de búsqueda.

El proceso ha ido evolucionando. Primero se hacían las llamadas a puerta fría, después nuestras bandejas de entrada se llenaban de correos electrónicos en frío. Y a pesar de que muchos consideran que los mails están casi acabados, lo cierto es que hoy en día los correos de ventas en frío es la forma más efectiva y sin explotar adecuadamente, por no mencionar la más barata, para hacer contactos comerciales.

Diversos estudios señalan que el retorno de la inversión (ROI, por sus siglas en inglés) del email marketing es superior al de los otros canales en campañas de marketing digital. Según un informe de Econsultancy, el email es un canal más efectivo que las redes sociales, la optimización de los motores de búsqueda o el marketing offline (televisión, radio, prensa, correo, vallas o paredes). Es por ello por lo que el procedimiento ideado por SumaCRM, un CRM especialmente ideado para pequeñas y medianas empresas, permite a las compañías que lo emplean convertir más rápidamente.

La magia consiste en que, en vez de hacer una llamada en frío, utilizamos SumaCRM para averiguar el email directo de las personas a las que queremos vender y les enviamos un email. Si la conversación fluye, les enviamos otro correo con la propuesta y con email tracking activado”, explica Tomás Santoro, fundador y CEO de SumaCRM, que añade que “con ello, descubrimos el momento exacto en el que está leyendo nuestra propuesta para así llamarles en el mismo momento, convirtiendo así la acción en una llamada caliente con muchísimas más probabilidades de venta”.

Pero antes de llegar a este paso, desde el CRM especializado para pymes y empresas ofrecen cuatro tips para conseguir oportunidades de ventas calientes de manera sencilla y sin emplear estrategias de marketing online:

Listado de potenciales clientes. Es importante utilizar fuentes donde podrían estar nuestros clientes. En el caso por ejemplo de SumaCRM, que venden un CRM para comerciales, recurren a portales de empleo y a empresas con ofertas de trabajo de comercial, directamente a Google o a las Páginas Amarillas. Con ello, elaboran un listado de empresas que potencialmente necesitarían contratarlos.

Buscar el contacto adecuado. Todo radica en ‘disparar’ con las máximas posibilidades de crear una reacción en el interlocutor. Es por tanto que personalizar el contenido del email y la propia dirección de correo electrónico cobra especial importancia. Desde el CRM destacan la ayuda que ofrecen plataformas como LinkedIn que con sólo poner en el buscador el nombre de la empresa, te ofrece el nombre y apellidos de las personas que trabajan en ella. Además, existen herramientas que ayudan a conseguir el email directo del contacto como por ejemplo SumaCRM, que con tan sólo incluir a la persona y luego cliquear en ‘averiguar email’, te ofrece su correo electrónico directo.

El primer email, clave para lograr una conversación. El objetivo del primer correo electrónico no debería ser la venta, sino que la persona conteste para que así estén receptivos y se les pueda enviar la propuesta de venta. Con esto, además, se cumpliría la ley de protección de datos ya que el primer email no sería de venta.

El momento exacto para la llamada. Averiguar cuando llamar es clave para cerrar la venta. Para ello es de suma importancia contar con herramientas como el email tracking, método para monitorear la entrega de correos electrónicos al destinatario deseado. Un poco más allá va SumaCRM, que avisa al remitente en tiempo real con un popup en el navegador y también con un email. Esto hace que podamos llamarle justo en el momento en que esté repasando nuestra propuesta o leyendo nuestra información, aumentando las posibilidades de cerrar el trato, así como evitando llamadas innecesarias por estar fuera de la oficina o en una reunión.