Domingo , 4 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Cristóbal Colón, ¿El primer emprendedor de la historia?

    cristobal_colon

    ¿Quién fue el primer emprendedor de la historia? ¿Dónde podemos encontrar los orígenes de la palabra emprender? Los chicos de Venturebeat se lanzan a la piscina y afirman que bien mirado, Cristóbal Colón si no fue el primer emprendedor de la historia, probablemente fue uno de los primeros. Y si lo pensamos, tiene cierto sentido.

    Cristóbal Colón pasó casi siete años intentando convencer a los banqueros genoveses (que casi podríamos definirlos como los primeros Business Angels de la historia) de que tenía un plan de negocio viable. Al no convencer a su primera fuente de financiación, tuvo que recurrir a una segunda (los reyes Isabel y Fernando) para esta vez sí, disponer de los fondos disponibles para poner en marcha su “empresa”.

    Como muchos emprendedores, subestimó los riesgos del viaje (ya que en las carabelas sólo llevaba provisiones para 60 días) y como muchos otros, tenía la confianza y la obstinación necesarias para seguir adelante cuando todos desconfiaban de su visión. Sin querer mitificar la figura de Colón, que como muchas otras presenta tantas luces como sombras, es cierto que podemos reconocer en él a un emprendedor genuino que nos puede enseñar algunas cosas.

    La confianza puede ser un imán para el dinero

    Si analizamos la historia de la humanidad, encontraremos a pocos hombres que hayan mostrado más confianza en sus posibilidades de éxito que Cristóbal Colón. Aunque estuviese en un principio equivocado (no se podía llegar a Asia sin antes toparse con América), demostró tener la suficiente convicción como para embarcar en la aventura a los Reyes Católicos, en un momento en el que las arcas de la Corona no estaban precisamente bollantes.

    Hoy en día, los emprendedores necesitan volver a tener ese tipo de confianza, en sus proyectos y en ellos mismos. Cuanta más confianza mostremos, mayores serán las posibilidades de convencer a un inversor de que nuestro proyecto merece la pena.

    Asumir riesgos

    Como muchos emprendedores, Colón subestimó los riesgos que tenía lanzarse a su aventura atlántica. Calculaba que la Tierra tendría una circunferencia máxima de 3.000 kilómetros, un error que finalmente fue clave para poder descubrir otras cosas.

    De la misma forma, muchos emprendedores subestiman los riesgos que supone poner en marcha su proyecto. Imbuidos de un optimismo casi ciego, están convencidos de que nada puede salir mal y se atreven a llegar a puntos donde muchos otros habrían renunciado. Esto por supuesto, no les garantiza el éxito, pero desde luego les hace ver las cosas de una forma diferente.

    Liderazgo

    Una vez más, la absoluta confianza que tenemos en nuestro proyecto es lo que va a determinar nuestro liderazgo. La absoluta confianza que Colón tenía en su proyecto fue capaz de contagiar a muchos “incautos” que se lanzaron a lo desconocido con una única promesa como recompensa.

    Incluso en los momentos más duros, cuando la tripulación estuvo a punto de amotinarse, Colón fue capaz de convencerles de que la vegetación y las aves que de vez en cuando se acercaban a las naves, eran la prueba viviente de que Asia estaba ya al alcance de la mano.

    Hoy en día, la mayoría de los emprendedores tienen en algún grado, esta capacidad de inspirar confianza en los demás, se instarles a seguir cuando parece que todo se posiciona en su contra.

    También te gustará

    azymo

    Entrevista a Marta Krupinska, directora general y cofundadora de Azimo

    En apenas cuatro años Azimo ha conseguido convertirse en referente en envío y recepción de …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.