Jueves , 8 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • El trabajo basura como modelo de crecimiento económico

    gaviotas_vertedero

    La semana pasada un informe del portal de empleo Infojobs ponía el dedo en la llaga. A pesar de que en el último año ha crecido el número de vacantes disponibles y las ofertas de empleo han aumentado en un 10%, el número de candidatos dispuestos a aceptar esas mismas ofertas a disminuido un 5%.

    El principal motivo y que se recoge en el ‘Informe sobre el Estado del Mercado Laboral Español’, es que las empresas tratan como “carne” a los candidatos en los procesos de selección.

    Jaume Gurt, director de Infojobs, aseguraba en la presentación del documento que “se trata a la gente como carne, como carne de cañón, se le hace sentir mal. Cuando se les pregunta por su percepción se quejan de que en las entrevistas ni les miran a la cara, no saben quienes son. Los candidatos sienten un silencio absoluto. Las empresas les hacen sentir que no existen”. Esto provoca según el informe, que desmotivados, muchos desempleados abandonen la búsqueda activa de empleo.

    La situación que denuncia Gurt no es sin embargo, más que la punta de un iceberg formado por ofertas de trabajo basura, condiciones laborales que distan mucho de las que se ofrecían antes de la crisis económica y estafas que se disfrazan de ofertas de empleo. Basta con echar un rápido vistazo a las noticias a diario para descubrir algunas de las situaciones más sangrantes.

    El trabajo basura se pone de moda

    Oportunistas y empresarios sin escrúpulos han descubierto cómo la crisis económica puede serviles de telón de fondo y de coartada perfecta para presentar ofertas de trabajo que en otro momento serían impensables. No sólo porque los sueldos no están  acorde con lo que se exige para el desempeño de una función, sino porque muchas veces las condiciones son draconianas.

    Pedir trabajar gratis durante un tiempo se ha vuelto norma común en algunos sectores

    Ofertas de empleo que exigen sobrecualificación a cambio de salarios irrisorios (cada vez más común en el ámbito de las TIC) se cuelan entre otras que sin especificar ningún tipo de remuneración (el clásico según valía), insinúan o proclaman abiertamente que durante el “periodo de prueba” (hasta dos meses como vemos en la imagen superior), el candidato seleccionado tendrá que trabajar gratis para demostrar su valía. Y aquí el cambio es paradigmático: mientras antes la valía del trabajador era algo que se presuponía (por el simple hecho de haber superado un proceso de selección), ahora es algo que hay que demostrar.

    oferta_radio
    Pagar por trabajar ya es posible en la España del siglo XXI

    De aquí al pagar por trabajar sólo hay un paso. Un paso que algunos empresarios tampoco han dudado en dar, amparándose en que en realidad no están ofreciendo un puesto laboral, sino una oportunidad. Es decir que se pasa de un modelo laboral en el que se retribuye al trabajador en función de sus capacidades y el trabajo que desarrolla para una empresa, a uno muy diferente en el que mensaje que se traslada es que en realidad, la empresa les está haciendo un favor.

    ofertas_bloggers

    Con todo, lo más frecuente que encontramos hoy en día son las tropelías económicas, especialmente acusadas en sectores en las que interviene cierto componente de creatividad, como puede ser el periodismo, el diseño, la programación, etc. Se valora no ya el trabajo de calidad, sino el trabajo a destajo, el producir a toda costa en un modelo económico que acerca al trabajador que acepta estas ofertas económicas a condiciones propias de países en vías de desarrollo.

    La situación está alcanzando un cariz tan preocupante en determinados sectores, como el caso del periodismo, que en 2013 se puso en marcha la campaña “Gratis no trabajo” que comenzó por ser una página en Facebook a convertirse en toda una llamada de atención por parte de la Asociación de la Prensa de Madrid. ¿El motivo? “Ofertas de trabajo” como esta, esta o esta, por no hablar la que se propuso directamente al que suscribe este artículo. Y eso sin hablar de las empresas que abiertamente se ríen de los candidatos o las que proponen condiciones que son directamente discriminatorias.

    ¿Qué armas tienen los trabajadores para defenderse ante esta situación? En primer lugar y especialmente la denuncia pública, utilizando Internet o otras vías para ello. Desde hace muchos años una web como “Trabajo basura” anima a los usuarios no sólo a denunciar este tipo de ofertas, sino a contar cómo son las condiciones laborales de sus empresas, de modo que puedan servir de guía a futuros candidatos.

    Más recientemente, un grupo de estudiantes de la universidad de Almería se han puesto en marcha para desarrollar una web que sea capaz de identificar ofertas de empleo denigrantes en España y que alineándose a los tiempos que corren, también tendrá su propia App para iOS y Android.

    Y por supuesto, no son pocas las campañas que se han puesto en marcha en plataformas como Change.org en las que se pide la involucración de los principales portales de empleo para poner fin a la difusión de este tipo de ofertas. Al final la denuncia de este tipo de prácticas es la que les da mayor visibilidad y probablemente,  una buena forma de evitar que este tipo de situaciones se vuelvan a repetir.

    También te gustará

    productividad-freelance-en-navidad

    De freelance a freelance: Cómo sobrevivir a la Navidad… sin que tu productividad se resienta en el intento

    Paz, amor, amistad y una vida social que ya quisieras tener aunque sea mínimamente el …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.