Domingo , 4 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Por qué Kindle iba a ser Fiona y otras 14 cosas que probablemente no sabías de Amazon

    jeff-bezos
    jeff-bezos
    Amazon no sólo ha conseguido convertirse en una de las empresas de comercio electrónico más importantes del mundo, sino que también ha conseguido hacerse un hueco en la cultura popular. Esto ha provocado que se escriban decenas de libros en los que se glosa la historia de la empresa y otros tantos en los que se cuentan sus “miserias”. Llama la atención en este sentido un libro como el de Brad Stone ( The Everything Store: Jeff Bezos and the Age of Amazon“) en el que nos cuenta cómo fueron los primeros días de la compañía. Tal y como nos cuentan en Business Insider, el libro de Stone está plagado de jugosas anécdotas. Te contamos algunas de las más interesantes.

    “Amazon” no fue el primer nombre que tuvo la empresa

    Jeff Bezos quería que su empresa se llamase “Cadabra”, evocando así el sonido que hacían los magos a la hora de terminar cada uno de sus trucos.

    Sin embargo, Todd Tarbert, el que fue primer abogado de la compañía, le convenció de que “Cadabra” sonaba muy parecido a “Cadáver”, especialmente cuando se pronunciaba la palabra por teléfono. Bezos también consideró “Relentless” (implacable) como nombre y de hecho, la URL relentless.com dirige precisamente a Amazon.

    Finalmente escogió Amazon porque le gustaba el hecho de que la empresa tuviese le mismo nombre el que el río más caudaloso del mundo.

    En los primeros días de Amazon como empresa, una campana sonaba en la oficina cada vez que se producía una venta

    Y no sólo eso. También los empleados se arremolinaban en torno al ordenador para comprobar si conocían al “insensato” que les había comprado un libro. Después de unas semanas, la campana sonaba con tanta frecuencia que tuvieron que dejar de utilizar el sistema.

    Como tantas otras empresas, Amazon nació en el garage de su creador. Uno de los problemas es que los servidores que utilizaban consumían tanta energía, que el matrimonio Bezos no podía utilizar un simple secador de pelo sin que saltasen los fusibles de toda la casa.
    Sin embargo esto no fue impedimento para que en el primer mes de vida, la compañía ya hubiese vendido libros a personas de los 50 estados del país y en 45 países diferentes.

    Un libro sobre líquenes salvó a la empresa de la bancarrota

    Los principales distribuidores de libros exigían a los retailers comprar un mínimo de diez libros por pedido. Sin embargo, Amazon no necesitaba tener tanto stock, ya que ni tenía espacio para almacenarlos ni dinero para comprarlos.

    Así que descubrieron un fallo en el sistema. Consistía en pedir una copia del libro que realmente necesitaban y nueve copias de un extrañísimo libro de líquenes que siempre se encontraba descatalogado.

    Reuniones con Barnes and Noble

    En la primera etapa de la compañía, Bezos, MacKenzie (su mujer) y Shel Kaphan (el tercer empleado de la compañía), mantuvieron algunas reuniones con altos directivos de Barnes and Noble.

    En una cena que mantuvieron con los dueños del gigante editorial, afirmaron que admiraban el trabajo que estaba llevando a cabo Bezos, pero que estaban a punto de lanzar una web que iba a hundir Amazon. Cuando finalmente la web vio la luz, uno de los nombres que se barajó fue el de “Book Predator”.

    AMAZON

    Bezos quería que los empleados trabajasen más de 60 horas a la semana

    La concilación de la vida familiar y laboral era un concepto que simplemente no se recogía en el diccionario del fundador de Amazon. Exigía dedicación absoluta a la empresa, con turnos de 60 horas semanales.

    Se cuenta que uno de los primeros empleados, trabajaba tanto y con tan poco descanso (iba en bicleta por la mañana y volvía por la noche) que se olvidó de que tenía aparcado su automóvil cerca de su casa. Como ni siquiera tenía tiempo para revisar su correo, ni siquiera pudo comprobar cómo se acumulaban los tickets de aparcamiento, notificaciones de que su coche había sido retirado por la grúa y distintas multas que provenían de la empresa de retirada de vehículos, por no hablar de una última que le informaba que su coche había sido subastado.

    La primera “Navidad Loca” para Amazon fue la de 1998

    La Navidad de 1998 fue para Amazon una de sus grandes puebas de fuego. La empresa contaba entonces con muchos menos empleados de los que necesitaba para funcionar de forma óptima. De hecho para poder cumplir con los pedidos que se acumulaban en cada centro logístico, cada empleado estaba obligado a trabajar durante un turno nocturno cada semana.

    Muchos se llevaban a familiares y amigos para les ayudasen con la tarea y con frecuencia, dormían en el coche antes de volver a trabajar el día sguiente. Después de ese periodo terrible, Amazon se comprometió públicamente a nunca volver a tener menos personal del que se precisa para una campaña navideña. Desde entonces la multinacional contrata a miles de trabajadores temporales cuando se aproximan estas fiestas.

    Amazon quiso competir con eBay

    Cuando eBay comenzó a convertirse en una empresa más o menos popular, Amazon hizo lo posible por lanzar su propio portal de subastas. Aunque la idea fracasó, a Bezos le encantaba.

    Entre otras cosas, compró por 40.000 dólares, el esqueleto de un oso cavernario de la edad de hielo. Situó el esqueleto en el lobby de su oficina principal, acompañado con el cartel “Por favor, no den de comer al oso”. El esqueleto aún sigue ahí.

    Bezos quiso crecer demasiado rápido

    Amazon sufrió como empresa, tremendos problemas para crecer a finales de los años 90 y principios de los 2000. Como consecuencia, muchas instalaciones cerraban durante horas debido a fallos en el suministro de energía, montañas de productos se acumulaban en las esquinas sin que los trabajadores pudiesen ocuparse de ellas y realmente, la empresa no estaba preparada para lanzar nuevas categorías de productos.

    De hecho cuando se lanzó la categoría “Cocina”, muchos cuchillos sin embalar se movían a toda velocidad por las cintas transportadoras, creando situaciones cuanto menos peligrosas.

    En 2002, Bezos introdujo los polémicos “Two Pizza Teams”

    El concepto era organizar a los empleados en equipos de menos de diez personas que trabajasen de forma independiente (el número perfecto para poder cenar únicamente con dos pizzas – de ahí el nombre-). Cada equipo tenía objetivos bien definidos y extremadamente rígidos, que incluso se medían en base a ecuaciones para comprobar cómo estaban funcionando. Estas ecuaciones, eran conocidad como “fitness functions” y le servían a Bezzos para medir el rendimiento de sus empleados.

    Todo empeoró cuando Bezos afirmó que la comunicación entre equipos era un signo de disfunción ese ese todo orgánico que era la compañía y que sus esfuerzos debían ir encaminados a que los equipos se comunicasen menos entre ellos y no más. Casi todos los empleados odiaban los “Two Pizza Teams” y el estrés que suponía cumplir con las fitness functions.

    amazon_muneco

    Amazon tuvo su propio “Street View”

    En 2004, Amazon lanzó su propio motor de búsqueda de productos, que se denominaba  A9.com. El equipo comenzó un proyecto deniminado “Block View”, que se estructuraba a modo de unas páginas amarillas muy visuales, que contenías imágenes de restaurantes y negocios que se tomaban a pie de calle. A pesar de que se cubrieron las principales ciudades del país, la empresa puso fin al proyecto en 2006, mientras que Google Street View nació en 2007.

    La compañía animó a sus empleados a gritar como forma de aliviar el estrés

    A pesar de que la empresa contrataba a empleados temporales, la temporada navideña podía ser y sigue siendo especialmente estresante para los equipos del área de logística.

    Tanto es así, que a principios de los 200, Jeff Wilke (director de operaciones de la empresa), emitió una orden por la que se permitía a cualquier empleado que hubiese completado un objetivo significativo, el tomarse un momento para cerrar los ojos y chillar con todas sus fuerzas.

    Sobre las pésimas condiciones de trabajo en los centros logísticos de Amazon

    Las duras condiciones de trabajo que se experimentan en la mayoría de centros logísticos de Amazon, además de ser denunciadas en muchas ocasiones, también han dado para muchas anécdotas. La más divertida tuvo lugar en 2006, en el centro logístico de Kansas y está relacionada con uno de los trabajadores temporales de la empresa.

    Se descubrió que el empleado de presentaba siempre a primera hora de la mañana, coincidiendo con su turno y que se marchaba cuando su turno terminaba. Hasta ahí todo bien. Lo que extrañó a sus superiores es que no hubiese registros de su actividad durante todas las horas que supuestamente permanecía en el centro.

    Finalmente descubrieron que el trabajador había construído un túnel que conducía hacia el interior de varios palés abandonados. Sin que nadie lo notase, utilizó todo tipo de productos de Amazon para construirse una cama, libros para las paredes y comida para pasar el día.

    “Fiona” iba a ser el nombre escogido para el lector de libros electrónicos de Amazon

    Entre los nombres que se barajaron para su lector de libros electrónicos, el de “Fiona” ocupó las primeras posiciones durante mucho tiempo. El nombre Fiona se mencionaba en la novela “The Diamond Age” de Neal Stephenson. La novela trataba de un mundo futurista en la que un ingeniero roba un extraño libro interactivo para poderle ofrecer todo el conocimiento del mudno a su hija, que se llamaba Fiona.

    El equipo que trabajó en el desarrollo del Kindle, utilizó esa novela como plantilla para sus prototipos. Aunque le rogaron a Bezos que mantuvieran el nombre de Fiona, finalmente Bezos escogió Kindle porque evocaba la idea de encender un fuego.

    Jeff Bezos pidió ayuda a un coach para controlar su ira

    Jeff Bezos ha conseguido hacerse un nombre no solo por ser un jefe tremendamente exigente, sino también por sus respuestas explosivas y sarcásticas, muchas veces hirientes hacia sus empleados.

    Conssciente de esta situación, el fundador de Amazon llegó a contar con los servicios de un coach para que le ayudase a controlar sus emociones, especialmente sus famosos ataques de ira.

    También te gustará

    paypal_business

    PayPal mejora en la pequeña empresa con PayPal Business

    PayPal quiere mejorar su forma de trabajar con las pequeñas empresas. Para conseguirlo, acaba de …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.