Lunes , 27 febrero 2017 Impresion Pyme
  • 10 mitos sobre el sueño que tienes que desechar ya

    Sleep

    Todos estamos de acuerdo en que la calidad de nuestro sueño tiene un impacto directo en nuestra productividad y nuestro rendimiento en el trabajo. Cómo dormimos y cómo podemos mejorar nuestra forma de dormir ha sido un tema recurrente en MuyPymes.

    En estos años os hemos dado “Ocho trucos para mejora la calidad de nuestro sueño” , recomendado “10 aplicaciones que te ayudarán a dormir mejor” y explicado “Cómo la tecnología puede mejorar la calidad de tu sueño”.

    Hoy queremos en cambio examinar esos mitos que normalmente asociamos al sueño y el descanso. ¿Se puede recuperar el sueño perdido durmiendo más el fin de semana? ¿Qué es realmente el insomnio? ¿Son realmente beneficiosas las siestas?

    Dormir más equivale a descansar mejor

    Si bien es cierto que parece demostrado que dormir menos de 7 horas al día puede perjudicar nuestro salud, no parece que dormir más de 8 horas mejore significativamente nuestro descanso.

    De hecho un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Harvard, sugiere entre sus conclsiones más sorprendentes que dormir demasiado (más de 9 horas por noche) está directamente relacionado con un sueño o un descanso de mala calidad. La clave es la de siempre: no hay que dormir más, sino dormir mejor.

    El alcohol te ayuda a conciliar el sueño

    Es bien conocido por todos que el alcohol, especialmente a partir de ciertas cantidades, produce somnolencia. Es por eso que muchos llegan a pensar que una copa de vino o una bebida alcohólica antes de irse a la cama es lo ideal para conciliar el sueño.

    Pero si bien es cierto que gracias al alcohol conciliaremos el sueño con más facilidad, también lo es que es probable que nos depertemos con más frecuencia en mitad de la noche y que la calidad de nuestro descanso no sea precisamente la mejor.

    Si te despiertas en mitad de la noche, espera en la cama hasta que te quedes dormido de nuevo

    Despertarse en mitad de la noche. ¿A quién no le ha pasado? Nuestro instinto natural nos lleva a pensar que todo lo que tenemos que hacer es esperar a quedarnos dormidos de nuevo. Normalmente es lo que funciona.

    Sin embargo los expertos sugieren que si tras quince minutos no nos hemos quedado “sopa” de nuevo, lo más sensato es salir de la cama y realizar alguna actividad que no nos estimule demasiado. Volver a la cama transcurridos cinco minutos, debería ser suficiente.

    narcolepsy-man

    El insomnio es simplemente la dificultad que tenemos a la hora de conciliar el sueño

    El insomnio es un desorden del sueño complejo que no tiene una única causa. La dificultad a la hora de conciliar el sueño es sólo uno de sus cuatro síntomas. Los otros son despertarnos pronto y no ser capaces de dormir de nuevo, despertarnos a menudo o despertarnos por la mañana sin encontrarnos descansados.

    Cualquiera de estos síntomas pueden indican que padecemos de insomnio y que por lo tanto, deberíamos ponernos manos a la obra para aliviarlo.

    Todos deberíamos dormir entre 7-8 horas cada noche

    Las necesidades de sueño y descanso son diferentes para cada persona. Y por supuesto la calidad del descanso que obtenemos es proporcional a las horas que dormimos en función de lo que realmente necesitamos. Dicho lo cual y de forma general, nuestras necesidades de sueño varían en función del grupo de edad en el que nos encontremos.

    Los bebés suelen necesitar un descanso de entre 14 y 17 horas al días. Esta cantidad de horas se va reduciendo hasta que cumplimos aproximadamente 18 años, cuando tendemos a necesitar entre 7 y 9 horas por noche. A partir de los 60 años nuestras necesidades de sueño decrece, situándose en la horquilla de las 6-8 horas.

    Si tienes sueño durante el día es que no has descansado lo suficiente durante la noche

    Una noche en la que no has dormido bien tendrá su impacto en cómo te te sientes al día siguiente: cansado y somnoliento. Pero si esta sensación se repite casi todos los días, el sueño o la falta de sueño puede no ser la causa.

    Tu dieta, el estrés que sufres a diario o un problema médico puede ser el origen de tu cansancio. Incluso determinadas alergias medioambientales o la medicación que estés tomando pueden tener un impacto directo en nuestro descanso, por muchas horas que durmamos.

    nap_pod

    Una siesta y como nuevo

    Una siesta puede ser la forma ideal de recuperar todo esa energía que hemos ido perdiendo a lo largo del día, pero dependiendo de su duración, puede ser completamente contraproducente.

    Si la siesta no supera los 20 minutos, nos despertaremos con renovadas energías y completamente alerta. Normalmente no habremos superado las fases más ligeras del sueño y nos resultará muy fácil retomar nuestra actividad. Por contra, si superamos la media hora, el despertar será muy similar a tener una ligera pero fastidiosa “resaca”. Nos encontraremos ligeramente entumecidos y deberemos esperar otra media hora hasta que los beneficiosos efectos de la siesta hagan efecto.

    O eres una persona madrugadora o te gusta trasnochar (y los madrugadores son más productivos)

    Muchas personas se definen a sí mismas como madrugadoras o trasnochadoras sin tener en cuenta que en realidad, hay más ciclos de sueño que influyen en nuestro rendimiento posterior.

    Atravesamos distintos ciclos de energía a lo largo del día que no están sujetos a si nos hemos ido a la cama temprano o si por el contrario, nos dieron las tantas de la noche. De hecho según un estudio, el momento más productivo del día no es como se suele pensar, a primera hora de la mañana, sino más bien a medio día, cuando según ese mismo estudio nos encontramos en el pico de nuestra energía.

    snooze

    Puedes recuperar el sueño perdido en el fin de semana

    Cuando dormimos mal a lo largo de la semana laboral, acumulamos una “deuda de sueño” que ansiamos recuperar el fin de semana. ¡Ojalá fuese tan sencillo! Dormir más los sábados y los domingos no va a ayudarnos a sentirnos mucho mejor, ya que como hemos visto antes,  más horas de sueño no equivale a más descanso.

    Lo que sí puede ayudarnos es ajustar esos días a las ocho horas de sueño que realmente necesitamos y apagar la luz un par de horas antes el resto de la semana.

    Cinco minutos más

    El botón “snooze” de nuestro despertador es uno de los grandes enemigos de nuestro descanso. Esos cinco minutos más y otros cinco, y cinco más, no nos van a proporcionar ningún descanso adicional, más bien el contrario.

    La dura realidad es que lo más interesante para despertarnos descansados es saltar de la cama en cuanto suena el despertador.

     

    También te gustará

    alquiler de viviendas

    La subida de los alquileres y los alojamientos turísticos: ¿Causa y efecto?

    Los precios de las rentas están subiendo desde hace unos meses. Este mes de enero …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.