Lunes , 25 septiembre 2017 Impresion Pyme
  • Final de vacaciones para tirar de tarjeta de crédito

    turismo

    Los españoles se asoman al final de las vacaciones en la situación de mayor optimismo de los últimos diez años. El crecimiento de la economía ha estimulado la creación de empleo. Y algo muy importante, la confianza del consumidor ha retornado y se encuentra en niveles máximos de toda la historia. Vuelve la alegría a unos hogares muy castigados durante la crisis. Uno de los indicadores de la recuperación económica es la utilización de las tarjeta de crédito, que en el primer semestre de este año ha registrado un formidable avance del 20,93%.

    ¿Nos encontramos en los albores de una nueva burbuja de endeudamiento? Después de que en los últimos diez años las familias hayan reducido su deuda en 200.000 millones de euros y las empresas hayan disminuido su deuda en 400.000 millones, el crecimiento en las tarjetas de crédito constituye un indicio preocupante. Los ciudadanos vuelven a no tener miedo en gastar lo que no tienen.

    El importe de las nuevas operaciones en tarjetas de crédito, tanto para familias como para empresas, se ha incrementado en nada menos que 12.570 millones de euros en los seis primeros meses del año, según datos del banco de España. El volumen de nuevo endeudamiento ha alcanzado los 72.616 millones de euros en el primer semestre.

    Deuda al 20% de coste

    La utilización de tarjetas de crédito constituye la operación más cara del abanico de empréstitos de las entidades financieras. El tipo de interés supera el nivel del 21%, en el caso de los hogares y por encima del 19%, para las empresas.

    La operación típica de los clientes particulares es la utilización de la tarjeta para pagar una vacaciones y luego cancelar el endeudamiento en cuanto se percibe la paga extra. Pero los costes pueden ser bestiales. Si se piden 2.000 euros y se devuelven a los tres meses, el tipo de interés a pagar será del 5%, lo que en el caso del importe tomado supondría un coste de 100 euros en este corto espacio de tiempo.

    Las vacaciones constituyen el objetivo más visible de la utilización de las tarjetas, pero no es el único. Una situación como la actual, con el consumo creciendo a niveles por encima del 3%, ha activado una cadena cuyo último eslabón es la solicitud de préstamos para el consumo de bienes de uso duradero (coches, electrodomésticos) o servicios (viajes).

    El banco de España informaba hace unas semanas de que el crecimiento de la economía había alcanzado el 3,1% en términos interanual en el segundo trimestre de este año. Y achacaba al mayor consumo registrado en la primavera de este año la ligera aceleración del crecimiento de la actividad de la economía española. Uno de los gabinetes de análisis con mayor prestigio, Funcas, estima que España crecerá este año a una tasa del 3,2%.

    La autoridad monetaria española hacía mención también a la mejora del empleo y a unas condiciones financieras favorables como factores de estímulo de este estirón del crecimiento económico. Sólo en el segundo trimestre, l a economía española avanzó 0,9 décimas, de las que el Banco de España adjudica una décima al comercio internacional y nada menos que ocho décimas al consumo y la inversión.

    También te gustará

    robot-de-bismart

    Empresas que abrazan las nuevas tecnologías y dan la espalda a las personas

    La tecnología se ha convertido en un elemento vital para el éxito de las organizaciones. …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.