martes , 11 diciembre 2018 Impresion Pyme
  • El retraso de Windows 10 October 2018 Update está siendo problemático

    Windows 10 October 2018 Update ha sido una actualización muy problemática. Microsoft ha reconocido recientemente un nuevo error que afectó a algunos usuarios y que degradó o incluso desactivo la licencia de su sistema operativo, un problema que por suerte podemos solucionar siguiendo los pasos que os hemos dado en este artículo.

    Poco a poco la situación se va resolviendo y las aguas vuelven a su cauce, pero el retraso del lanzamiento de la versión definitiva de Windows 10 October 2018 Update ha dado pie a otros problemas importantes relacionados con el soporte de nuevos componentes y nuevas tecnologías que trae dicha actualización.

    En este sentido podemos destacar dos como los más importantes: el soporte de los procesadores Core serie 9000 y de los nuevos SoCs Snapdragon 850, utilizados en portátiles y convertibles basados en Windows 10 sobre ARM. Windows 10 October 2018 Update es básico para conseguir un soporte pleno de ambos, así que el retraso de la actualización ha generado una “laguna” que todavía está pendiente de solución.

    La estrategia de Microsoft de concebir Windows 10 como servicio y no como producto tiene efectos positivos pero también negativos, y como vemos no solo afectan a los usuarios sino también a los fabricantes de hardware y a los OEMs, que se ven obligados a lanzar nuevos equipos con una versión de Windows 10 no actualizada por los problemas que suelen dar las actualizaciones semestrales.

    Microsoft tiene que plantearse un cambio de aires, y cuanto antes, ya que esta situación se está volviendo demasiado complicada. En este artículo ya tuvimos ocasión de ver que la compañía de Redmond había sabido reconocer sus errores y que tenían claro el camino a seguir para volver a hacer las cosas bien. El primer paso implica reforzar y mejorar el sistema que les permite recibir un buen “feedback” por parte de los usuarios del canal Insider, pero al mismo tiempo también tienen que reducir su dependencia de aquél y potenciar sus propias pruebas.

    La meta de todo esto es simple: no volver a lanzar una actualización con errores graves y evitar, al mismo tiempo, retrasos en la llegada de las mismas.

    También te gustará

    Las empresas cierran el año con salarios bajos y sueldos congelados

    España está recuperándose de la crisis económica…a costa de los salarios. Así se pone de …

    • Nia

      Parece ser que Microsoft no estaba del todo preparado para dar el salto al modelo rolling release. Y es algo comprensible, incluso en GNU/Linux las distros con este tipo de desarrollo suelen estar dirigidas a usuarios avanzados y las probabilidades de romper algo son altas debido a que es un ritmo realmente vertiginoso (no es raro encontrarse con algunas decenas de actualizaciones al día o hasta varias centenas en unas pocas semanas). Y ya ni hablemos del sector empresarial, ahí usar una distro como Arch Linux o Debian Unstable sería un suicidio. Forzar a sus usuarios a cambiar a este modelo fue sin duda una decisión bastante riesgosa y, al parecer, poco premeditada.

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.