lunes , 18 noviembre 2019 Impresion Pyme
  • ¿Por qué las pymes deben prestar atención a lo que dicen los bancos centrales sobre las tasas de interés?

    En ocasiones, las predicciones realizadas por los economistas en torno a los bancos centrales pueden parecer una realidad totalmente ajena respecto a los quehaceres del día a día de las pymes. Pero lo cierto es que ambas cosas están directamente relacionadas. Así lo asegura Rhys Herbert, economista experto en banca comercial de Lloyds Bank, que nos da unas pautas al respecto, que recoge SMEweb.

    Es necesario conocer las novedades de las tasas de interés

    Las decisiones sobre las tasas de interés son los actos de los bancos centrales que mayor incidencia tienen en las pymes. Por ejemplo, cuando el Banco de Inglaterra aumenta la tasa de interés base, es decir, la tasa que cobra a los bancos comerciales cuando les presta dinero, estos automáticamente pasan a exigir una cantidad superior a los clientes  por el dinero prestado.

    En el Reino Unido, las tasas de interés son actualmente muy bajas. Esta circunstancia deja a las pequeñas empresas expuestas constantemente a una posible subida de las mismas. El aumento de la tasa de interés no solo significa que las empresas paguen más por sus préstamos, sino que los propietarios acaban abonando más dinero por su hipoteca, por lo que tienen menos ingresos disponibles para gastar como consumidores.

    Por lo tanto, estar al tanto del ruido proveniente de los bancos centrales puede darnos una idea de cuándo y cuánto subirán las tasas y puede ayuarnos a prevenir.

    Cambios constantes en las tasas estadounidenses

    En Estados Unidos, se han vivido constantes cambios en las tasas de interés en la primera mitad de 2019. A fines del año pasado, los mercados aún esperaban  aumentos de las mismas en la Reserva Federal. Ahora, por el contrario, se esperan recortes significativos.

    El mensaje de la Reserva Federal ha ido cambiando constantemente. En diciembre, al mismo tiempo que subían las tasas de interés por cuarta vez en 2018, el comité de formulación de políticas  señaló la probabilidad de «algunos aumentos graduales adicionales» en un futuro cercano. Seis semanas más tarde, la Reserva Federal ajustaba su discurso para decir que ahora tenían que ser pacientes antes de realizar cambios en las tasas, algo que podría presagiar que éstas no cambiarían durante varios meses. Posteriormente, el 19 de junio, cambió la palabra «paciente» en favor de un comentario que decía que «actuará según corresponda para mantener la expansión».

    Por lo tanto, en menos de seis meses se ha pasado de una apuesta por tasas más altas a otra por tasas más bajas. En el Viejo Continente, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, también ha mencionado la posibilidad de reducir aún más las tasas a menos que las condiciones económicas mejoren.

    ¿Se puede contrarrestar la tendencia?

    Parece que hay una tendencia generalizada que consiste en aplicar unas tasas de interés bajas a nivel mundial. No obstante, los bancos centrales antes de tomar cualquier decisión deben sopesar tanto el panorama internacional como las circunstancias internas para decidir qué acción es mejor para su economía. En este contexto, el banco central noruego aumentó las tasas de interés el pasado 20 de junio.

    ¿Pero entonces, es posible contrarrestar la tendencia habitual? En no pocas ocasiones, las tasas de interés en el Reino Unido han resistido a la tendencia. Pero la inestabilidad política que se avecina con la incertidumbre provocada por el Brexit da a entender de que esto no se probará. Sin embargo, una resolución o un progreso sustancial del Brexit de aquí a final de año podría hacer cambiar las tornas. Básicamente, porque el Banco de Inglaterra aún tendrá que afrontar muchas presiones tanto internacionales como nacionales.

    ¿Y ahora qué se puede esperar en pleno Brexit?

    Recientemente, algunos miembros del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra habían puesto de manifiesto la posibilidad de un aumento de las tasas de interés. La razón fundamental es que la tasa de desempleo en el Reino Unido actualmente es muy baja, por lo que se pretende provocar una subida de los salarios y una posible inflación.

    El aumento de las tasas de interés es una de las herramientas que los bancos centrales utilizan para detener el aumento de los precios: cuando las tasas de interés son más altas, las personas tienden a priorizar el ahorro sobre el gasto, se desacelera la economía y los precios bajan.

    Sin embargo, cuando el gobernador del Banco de Inglaterra Mark Carney acudió a responder a preguntas de parlamentarios del comité del Tesoro de los Comunes, aseguró que un Brexit sin acuerdo requeriría de un estímulo económico.

    Esta circunstancia podría implicar una reducción de las tasas de interés para tratar de estimular la inversión. Por lo tanto, es difícil predecir qué va a suceder con las tasas de interés ya que que hay muchos factores que influyen en las decisiones. En estos momentos,  vale la pena que las pymes estén al tanto de lo que dicen los bancos centrales para que puedan planificar con anticipación el futuro más inmediato.

    También te gustará

    QMENTA

    Qmenta busca financiación para su Inteligencia Artificial aplicada a las enfermedades cerebrales

    La startup catalana, QMENTA, acaba de abrir una ronda de financiación, a través del portal …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    La mejor información sobre PYMES y autónomos en su correo electrónico cada semana. 

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.